Los pilares necesarios para la competitividad de un país.

Photo by Tamara Menzi on Unsplash

Hace unos años, mientras estaba aún en universidad, participé junto con dos compañeros en el 4to Congreso Internacional de Investigación Multidisciplinaria. Había tres categorías: la primera era cartel, que se exponía en el marco del congreso y que pasaba a ser parte de las memorias; la seguda era a través de un paper, o trabajo de investigación no muy largo; y la tercera opción era similar, pero con ponencia ante el público diverso, compuesto por investigadores, profesores y alumnos de la institución. Había dos equipos más de jóvenes, pero éramos los únicos participando en la modalidad de ponencia.

Como en todo trabajo de escuela, a pesar de ya estar en la universidad, sabíamos que uno sólo debería exponer, aunque los otros lo apoyarían en las preguntas, así que fuí yo quien expuso. Nuestro tema era “Competitividad Internacional a partir de dos pilares: Innovación y Educación”

Alrededor de 40 personas, incluyendo a mis compañeros, escucharon atentamente lo que tenía que decir. Unos incredulos ante las ideas de un muchachito inexperto como yo, otros tomando nota de cifras y propuestas, y mis compañeros rogando que lo hiciera bien.

La conferencia fue un éxito, más de lo que yo lo esperaba, para ser sincero. La ronda de preguntas fue demandante y pusimos todo nuestro empeño por demostrar coherencia entre lo expuesto, la respuesta y el resultado transmitido. Al hacer el recuento de todas las conferencias, papers, y carteles, nuestra conferencia fue seleccionada por los asistentes como una de las mejores 10 de todo el congreso. Algo bastante satisfactorio para un grupo de 3 jovenes que entre desvelos, breaks para ver peliculas y burlas hacia uno de nosotros que no quiso chilli beans en su hotdog porque estaba a “dieta” (true story); sacaron adelante un proyecto desafiante.

La anécdota queda en el recuerdo como algo agradable, pero el tema de la ponencia me ha seguido a lo largo de éstos años. Realmente creo en la educación como un pilar del crecimiento y desarrollo de las regiones; y en la innovación como el diferenciador entre quién crece exponencialmente y sustentablemente, y quien sólo crece un poco o nada.

Competitivo lleva “e” de educación y dos “i” de Innovación. Debemos educarnos e innovar, luego hay que innovar de nuevo.

La educación, más allá de saber integrales y derivadas, parte de la cantidad de personas que saben leer y escribir, así como múltiplicar. Sin embargo, me atrevo a decir que comienza desde la educación moral del hogar, y la cobertura que se les da en las instituciones educativas. El interés real en que aprendan los alumnos y en detectar necesidades únicas y prioritarias para el aprendizaje de los alumnos. Un niño con hambre no podrá aprender, ya se dice eso, pero incluso a veces, un niño bien comido y bien vestido, en la mejor de las escuelas, puede carecer de la motivación para aprender, crecer, y creer en si mismo, lo que a la larga, no hará mucha diferencia del que tenía hambre.

Es necesario promover una educación integral que incluya a los padres de familia y tutores, no sólo en educar, sino en aprender. La motivación es algo escencial. Un niño motivado verá la educación como una herramienta indispensable para lograr crecer y ayudar a su familia. Un niño motivado buscará la manera y sabrá que existe la forma de lograr sus metas. Pero es deber de los padres y de los maestros hacerle saber todas estas cosas y apoyarles en el camino. Esto, sin diferencia de clase, religión, sexo, nivel exonómico o lugar donde radica. Se debe enseñar a soñar, sin importar el lugar. Luego nos tocará a nosotros, gobierno, instituciones educativas, sociedad, ayudarles a cumplirlo.

Durante la ponencia utilizamos el ejemplo de Noruega, Suecia, Finandia y otros países, donde la educación es lo primordial. Tanto así que los salarios de los profesores son de los mejores pagados en el país. Los impuestos son altos, si, pero la educación es en su mayoría gratuita y de primer calidad. Si lo comparamos, de acuerdo a un estudio realizado por la OCDE en cuanto a los salarios de los profesores en distintos países, Mexico ocupa el lugar 34 mientras Noruega ocupa el lugar numero 9. Debemos aprender también que la educación no se trata sólo de la calidad del material de enseñanza dada a los alumnos, sino de la calidad de profesores que éstos tienen y la retribución (económica y social) que formar a los líderes del mañana debería tener.

Debemos aprender también que educación no se trata sólo de la calidad de la enseñanza dada a los alumnos, sino de la calidad de profesores que éstos tienen y la retribución (económica y social) que formar a los líderes del mañana debería tener.

Existen otros puntos relacionados a éste gran tema de discusión como lo son: la cifra que nos dice que sólo 46% de los jovenes entre los 18 y 29 años terminan la preparatoria y sólo uno de cada diez de ellos logramos terminar la universidad; la baja matricula de los niveles superiores, la empleabilidad y los bajos salarios de egresados de los distintos niveles (terminar la preparatoria te asegura un promedio de $5,300 pesos mensuales, por ejemplo), y con ello los índices de delitos cometidos por jóvenes y el porcentaje de jovenes que se unen a grupos criminales; la diferencia entre la oferta educativa y la demanda laboral, la falta de enseñanza social a las ingenierias y viceversa, la baja creación de empresas y la poca esperanza de vida a las que se crean; pero esos temas vinculan, precisamente, con el siguiente punto: Innovación.

Innovación es una palabra malinterpretada y subestimada al mismo tiempo. Subestimada en el sentido de que varios países, entre ellos México, ha mantenido estancado su crecimiento por cuestiones como recortar el presupuesto destinado a la Ciencia y la Tecnología, en gran escala, y por el pensamiento de atender las que parecen ser necesidades prioritarias con resultado sólo a corto plazo, sin ir a resultados y estrategias sostenidas, constantes y de largo plazo; eso o en base a premios monetarios y concursos que sólo garantizan una palmada en la espalda y una ceremonia elegante.

Igualmente, ha sido malintepretada por el sentido técnico que se le ha dado, relacionandolo exclusivamente a cuestiones tecnológicas y/0 empredimientos de alto impacto (de nuevo pensado en cuestiones tecnológicas y/o técnicas). La realidad es que, para empezar, alto impacto es algo subjetivo, pues depende de los factores que se toman en cuenta para realizar el análisis. (ciudad, economía, etc..) Innovación va más allá de la tecnología. Es cierto que la tecnología abarca hoy casi todos los aspectos de la vida diaria en la mayoría de los sectores, pero también, y parte del reto, es innovar incluso cuando no hay tecnología involucrada, o un paso atrás, antes de que pueda utilizarse. Hay que innovar en, por ejemplo, metodologías de enseñanza, políticas públicas, estrategias económicas/sociales/políticas/de seguridad/de negocios/para el campo/programas sociales/de desarrollo económico sustentable/urbanismo, etc.

Sin duda, la tecnología puede representar un pilar de la innovación, pero aún faltan muchas plataformas que construir para que eso suceda al ritmo que nuestro país lo requiere. El crecimiento no ha sido sostenido ni similar en todas las zonas del país, ni en todos los municipios de los estados. No deberíamos decir que sólo construir un dron es innovar cuando no hemos acabado con la pobreza, el analfabetismo y la delincuencia, entre otros.

No deberíamos decir que sólo construir un dron es innovar cuando no hemos acabado con la pobreza, el analfabetismo y la delincuencia, entre otros.

Sin duda, todos sabemos la importancia de la educación y la innovación, el reto será comenzar a desarrollar las estratégias que den resultados reales, incluyentes y sostenidos. El desarrollo de tales áreas tendrían un efecto inmediato directo, pero también abarcaría temas indirectos de gran importancia, como la seguridad, por ejemplo. Pues, como diría Pedro Kumamoto: “Si jóvenes de escasas dos décadas creen que sólo hay progreso empuñando un arma, este país ha fallado”.

Si te gustó presiona el ❤ para compartir. (O aplaude abajo :D) ¿Que opinas de la educación en tu país? ¿Como debemos innovar en … gobierno/educación/empresas? Deja tus comentarios.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.