El viento arremolina
las hojas en el patio.

Un mensaje encriptado,
un misterio sin develar.

Mi aliento nublando
el vidrio. Ya estuve aquí.