Un día.

¿Qué podría hacer yo con su tristeza? Hemos conversado tantas veces al respecto, prefiere aferrarse a una ilusión y yo le muestro la descarnada realidad. La veo ahogarse en ese llanto seco, y sólo atino a acercarle un vaso con agua y abrazarla.

Un día anímate y hace algo diferente.

No puedo *solloza*

Un día vas a aprender a renunciar, te vas a dar cuenta que nada cambia si vos estás siempre igual, con ese pensamiento amargo de, no vale la pena. Un día te vas a cansar de mirar tus ojos sin brillo en un espejo, de sentir un dejo de bilis en tu boca, de sentir como se amortigua el eco de tu risa dentro tuyo. Ojalá sea pronto.

Ay negrita…

Like what you read? Give Una Alondra a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.