X-Men: Apocalypse, o Cómo desaprovechar a tu villano

¿Mejor que Days of Future Past? Para nada. ¿Mejor que X2? Ni pensarlo. ¿Mejor que First Class? De ninguna manera. Y aún así, no puedo evitar considerarla un muy buen producto.

En mitad de la trama, hay una escena de descanso en la que cuatro de los personajes nuevos (a saber: Jean Grey, Cyclops, Nightcrawler y Jubilee) salen del cine comentando la película que acaban de ver: Return of the Jedi, la tercera entrega de Star Wars. Dice uno de los personajes de que la verdad no es tan buena si la comparas con la segunda entrega (The Empire Strikes Back), y otro personaje le responde que, a pesar de eso, le gustó bastante. La escena concluye con la siguiente frase: Al menos ya sabemos que la tercera parte siempre es la peor. No pude evitar reírme por dos motivos: a) Se están poniendo el parche antes de la herida, o b) Acaban de reconocer que la existencia de X-Men: The Last Stand no debió haber sido. Bueno, también hay una opción c) Están pronosticando que la tercera película de Wolverine puede ser peor que X-Men Origins: Wolverine y The Wolverine, así que prepárense para el verdadero Apocalipsis.

Quizá sea porque, dentro del vasto mundo de las películas de superhéroes, los X-Men son de mis personajes favoritos (particularmente Magneto) que, a pesar de sus defectos, que no son pocos, soy capaz de aceptar Apocalypse como una buena película. Tampoco es que me vuelva loco con cada producto que lleve ese nombre: la primera película me parece mediocre, la tercera muy mal llevada, la primera de Wolverine me parece nefasta, y la segunda, si bien la disfruté, no me pareció la gran cosa. Sin embargo, cuando son capaces de dar un buen producto, ¡por Dios que lo hacen bien! X2, First ClassDays of Future Past es con seguridad de mis películas favoritas del género. No es la simple disputa del bien contra el mal, no es plantar un personaje en pantalla y asumirlo como bueno per se, sino que es una discusión entre convivencia y supervivencia, en la que cada personaje es producto de las circunstancias. No es matar al tío Ben, no es matar a Thomas y Martha Wayne, no es que Jor-El haya enviado a su hijo a la Tierra para salvarle: es el miedo frente a la repulsión y la ignorancia que las personas sienten por ellos, los mutantes, son las ganas de pertenecer a un mundo que les rechaza constantemente.

Quizá por eso soy más permisivo al hecho de que Jennifer Lawrence no aparezca tanto como Mystique (esto es: de azul) y aparezca más como ella misma, ya que busca poder pertenecer. Entiendo a la gente que ha reclamado sobre este punto, y… sí, tampoco es algo que defienda a dientes, pero, al menos para mí, muestra un precedente a la época donde transcurre la historia.

Entré a ver Apocalypse sin muchas expectativas, debido a la gran cantidad de críticas negativas, así que mi primera reacción al final fue la de haber visto una muy buena película, con buenos personajes y buen desarrollo.

Habiendo dicho esto: qué manera de desaprovechar a un villano como Apocalypse. No es que considere que Oscar Isaac sea el mejor actor del momento, sin embargo creo que fue capaz de darle cierta solemnidad y sustancia a su actuación, pero parecía que el guion no lo ayudaba. Digo desaprovechar por lo siguiente: Deadpool tenía a Ajax, Batman v Superman tenía a Lex Luthor y Civil War tenía a Zemo, y ninguno de ellos los vi haciendo nada sorprendente. Sí, Lex Luthor y Zemo son quienes provocan las peleas entre los protagonistas, Luthor además crea a Doomsday, y Ajax tiene una pelea final con el protagonista, pero… más que eso, no recuerdo mucho más de ellos. De nuevo: lo que se hace en estos casos es presentar al protagonista y relegar al villano a la mera posición de “el malo”. Pero si en algo me habían fascinado los X-Men es que sus villanos eran tan interesantes como los protagonistas. Es más, en lo personal, alguien como Charles Xavier, a pesar de todo lo poderoso que pueda ser, me resulta un personaje poco atractivo, incluso antipático, ya que su visión de mundo es la misma que he visto en otros héroes: ser un bastión moral, representar un ideal, alguien que aboga por el bien ante todo y etcétera. Quizá por eso me resulta más atractivo Magneto, porque soy capaz de entrever sus motivación más y mejor. Por eso me gusta X-Men, porque soy capaz de comprender y ser parte de esta dualidad. Pero aquí… Apocalypse no deja de ser un villano caricaturesco, con un solo discurso que repite constantemente, donde habla de cómo el mundo ha perdido el rumbo y que todos son ovejas perdidas y que él es la única fuerza capaz de devolver a la humanidad a su objetivo y, ya la segunda vez que te escucho me aburres. Esta pudo haber sido una oportunidad perfecta para hablar de conflictos morales, de meter un subtexto sobre las sectas y las religiones, de cómo algunos son capaces de seguir ciegamente a una persona porque lo consideran un enviado divino. ¿Hay elementos de eso? Sí, pero son los menos y la propia película no ayuda a que esta idea se desenvuelva, ya que Apocalypse es un personaje al que se toma demasiado serio. ¡Y tiene poderes magníficos! ¡Por Dios, este sí que parecía ser un villano digno al cual enfrentarse! A diferencia de las otras películas de superhéroes de este año, Apocalypse pelea y se nota que es increíblemente poderoso. Pero, de nuevo, el guion y la narrativa no ayuda mucho a que termine de convencerme.

Lamentablemente, los villanos (Apocalypse y sus Jinetes) quedan desplazados ante Magneto. Y no es que me queje, las escenas de Magneto son genuinamente emocionantes, pero… ¿Cuál es la trascendencia de Angel? ¿Y la de Psylocke? ¿En serio metieron a Storm solo para que después se vea cómo entra a la escuela de Xavier? Me parece frustrante porque la película se encarga de que veamos de qué son capaces, cuáles son sus aportes a la pelea, cuáles son sus poderes, pero luego de un par de escenas son olvidados. A Magneto ya lo veníamos conociendo desde hace mucho tiempo, ¿por qué no darle entonces más presencia a tus otros personajes? ¿Por qué no utilizar a estos personajes para, a través de sus personalidades, insisto, tratar de entender por qué hay personas que deciden seguir a grupos sectarios? Digo, logro entender los motivos de Magneto, ¿pero y los otros? ¡Los nuevos personajes del lado de Xavier tienen más presencia en pantalla! Y tampoco es que hagan algo tan interesante.

Lo cierto es que, al menos de mi lado, esa es mi mayor queja. Y es una queja muy grande, no me malinterpreten, sin embargo, soy capaz de dejar de lado sus otros fallos, que sí que los tiene: la resolución final me parece un gran deux ex machina, el encuentro de Apocalypse con Magneto me pareció un poco ridículo, el cameo de Wolverine fácilmente pudo haberse saltado, y, a pesar de que me gustó, la escena de Quicksilver me sabe a refrito. Siento que el único de los nuevos personajes que pudo tener un buen desarrollo fue Jean Grey, lo que es lamentable considerando que hay ocho personajes nuevos.

¿Por qué soy capaz entonces de considerarla una buena película? Supongo que una parte es mi cariño por los X-Men. Ya dije, no es que me guste todo lo que esta marca ha producido, pero después de First Class y Days of Future Past, quería saber cómo iban a terminar esta trilogía y… sí, es la peor de la trilogía, pero, a pesar de eso, me gustó. Superó lo que esperaba. Me mantuvo entretenido y atento a lo que pasaba. Creo que me ocurrió algo similar a lo de Civil War, que a pesar de tener grandes defectos, lograba concentrarme en lo que estaba pasando y, a la larga, me divertí, salí satisfecho.

Posdata: Creo además que esta trilogía precuela ha superado con creces a la trilogía original. ¡Chúpate esa mandarina, Star Wars!