Gracias a que trabajo un poco más con el público puedo hacer la siguiente reflexión:

Las personas están cansadas, pero no cansadas solo de trabajar demasiadas horas y de correr todo el día, están cansadas de sus familias. En la semana tuve una terapia con un chico y al finalizar comentaba que estaba cansado y estresado, que al llegar a su trabajo lo único que quería era irse, pero cuando llegaba la tarde no quería llegar a su hogar. Cuenta que mientras viaja en metro lo único que piensa es en llegar a dormir o llegar y que su familia esté acostada, para el comer solo, «relajado» y luego solo dormir, sin escuchar críticas, historias, comentarios… solo dormir.

Es desconcertante para mí escuchar historias como estas que se repiten, cuando las oigo no puedo no preguntarme, qué pasó con ese tiempo en el que uno quería regresar a casa, estar un rato con los suyos, para luego cenar y dormir plácidamente? Cuál es el afán de trabajar hasta tarde, ganar dinero y terminar las labores si al final del día te sientes vacío? Qué le ocurre al mundo? Es acaso que yo estoy mal? Luego pienso en lo reconfortante que es llegar a casa, ponerse ropa cómoda y luego beber algún refresco para relajarme.

Creo que las personas están tan estresadas y cansadas de lo que el mundo les pide que simplemente no quedan energías para hacer lo que realmente importa, y ojo que no digo que el trabajo que no sea importante, claro que lo es, gracias a él todos pagamos nuestros «asuntos» y podemos darnos uno que otro lujo, pero hablo de cosas que no necesariamente están relacionadas con el trabajo ni con el dinero.

Quisiera invitarlos a compartir más con los suyos, con esas personas que están cerca, aún que a veces no se den cuenta, dediquen su tiempo a solucionar los problemas en su hogar, invitarlos a ser personas más permeables a los sentimientos y a disfrutar de todo eso que es gratis.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.