¿Qué hago con las manos?

Uno de los estudios más notorios en materia de comunicación indica que, al momento de compartir un mensaje, el 55% de lo que transmitimos proviene de nuestros movimientos, de nuestros gestos. El porcentaje puede ser discutible y puede variar pero está ahí y no se puede ignorar. Es por eso que hoy queremos compartir con ustedes algunos tips en la materia. Tres consejos en materia de movimiento corporal a la hora de comenzar una charla o una presentación.

Las manos en la cintura son para Superman

O Batman, o Flash o algún otro superhéroe. Y es que poner las manos en la cintura da esa impresión de superioridad que tienen las estatuas y no es algo que caiga simpático ante audiencia alguna. Si no cae simpático, no crea conexión. La conexión, y no la perfección, resulta ser la base de la buena comunicación.

-No me apuntes con el dedo

Seguro te lo dijeron en algún momento y con razón. Apuntar con el dedo y servirse del índice para puntualizar algo significa un gran rasgo de soberbia. Se ve usualmente en los políticos.

-Arriba las manos

La diferencia entre los amateurs y los profesionales se nota con solo observar dónde colocan sus manos unos y otros. Los amateurs las pondrán por debajo de los codos. Ahí abajo desmotivarán al auditorio entero, es un hecho. Sin embargo, los profesionales suelen colocar sus manos por encima de la línea de los codos y desde allí llevarán adelante el “delivery” de su presentación. Es una diferencia sutil pero que da grandes resultados.

Un programa muy interesante sobre los gestos fue emitido por The History Channel, que sabe hacer otras cosas aparte de “Alienígenas ancestrales”.

www.postmediatraining.com

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.