Manifiesto de Diseño

Diez principios que guían mi práctica diaria de diseño.

Este Manifiesto es la conclusión de casi veinte años de trabajo y esfuerzo. Es la vara con la que mido mis decisiones y con la cual elijo los proyectos en los que me involucro.

No son, bajo ningún aspecto, definitivos. Espero recorrer esta carrera por mucho tiempo más y adoptar nuevas lecciones que me ayuden a evolucionar estos principios.

Si recién estas comenzando tu vida profesional, espero que este Manifiesto sea de ayuda. Lo publico para que lo adoptes o bien lo uses como un template para escribir tu propio set de principios.

Sostengo que buen profesional es alguien que acepta su responsabilidad ética hacia la comunidad y tener un Manifiesto es un buen punto de partida.


Principio Nº1

Diseñar es una actividad intelectual y por eso es importante.

La Génesis de lo que hacemos yace en la chispa de una idea. Como diseñadores, tenemos el talento de visualizar en nuestras mentes el proceso completo de cualquier cosa que querramos llevar a cabo.
Dieter Rams bien dijo alguna vez que “el Buen Diseño está pensado hasta el último detalle” y “los detalles no son los detalles, son el diseño” (Charles Eames). Admitir lo real y crucial que es el lado intelectual de nuestra profesión es el primer paso para una buena práctica profesional.

Principio Nº2

Todo diseño debe ser humano, honesto e inteligente.

Este es el truco para alcanzar algún grado de grandeza en la industria. Antes de ser diseñadores, somos humanos. Por consiguiente, todo lo que diseñemos debe hablar un lenguaje común, entendible. Nuestros usuarios merecen que obremos de forma honesta y que les acerquemos productos o servicios que los ayuden a cumplir algún objetivo sin hacerlos sentir inferiores ni malgastando su tiempo.

Principio Nº3

El rol del diseño debe ser preocuparse por la gente, los mensajes y las ideas.

Todos tenemos la responsabilidad de cuidar del otro, pero como diseñadores, además, tenemos el deber de cuidar por la coherencia y consistencia de los tiempos que vivimos. Somos responsables de lo que insertamos en el mundo. Lo que hacemos nos debe importar y debemos ser cautelosos al escojer el mensaje o ideal que vamos a acompañar. Un buen mensaje puede llevarnos a grandes conceptos capaces de cambiar sociedades enteras. El mal diseño sucede cuando los diseñadores ignoramos lo que verdaderamente importa.

Principio Nº4

Un buen diseñador debe atender sus ansias creativas y apuntar alto, Sin importar el costo.

Encontrarle una definición incuestionable al concepto de creatividad es casi una tarea imposible, sin embargo, cuando sabemos que algo no es lo suficientemente bueno, lo suficientemente creativo, lo sabemos sin dudarlo. Debemos confiar en nuestro instinto y aprender a desafiarnos evitando las recetas que sabemos que funcionan. El objetivo es mejorar haciendo y si el resultado es humano, honesto e inteligente el mundo sabrá agradecer.

Principio Nº5

Un buen diseñador sabe valorarse y cómo venderse.

Es sabido que todo lo que hacemos tiende a interpretarse como algo sencillo de lograr, pero eso no significa que nuestro trabajo deba devaluarse. El Buen diseño es un Buen negocio. Todos debemos aprender a lidiar con clientes y cobrarles un monto justo para ellos y nosotros.

Principio Nº6

Un buen diseñador no diseña cosas inútiles o banales.

Vivimos en una sociedad que está diseñada para consumir(se) de forma frenética y sin control. Aceptar esto como algo normal es un error que genera desbalances en todas partes.
Para corregir esto, el primer paso lo debemos dar nosotros aprendiendo a decir “NO” cuando nos llega un proyecto cuyo objetivo final no sea algo esencial para la sociedad. No necesitamos más. Necesitamos menos, pero mejor.

Principio Nº7

Un buen diseñador sabe que la audiencia no es tonta.

El error más común que podemos cometer como diseñadores es asumir que la gente es estúpida o que no desean ser desafiadas. Si lo que buscamos es hacer algo que tenga un impacto real, el primer paso es tener un respeto auténtico por los usuarios.

Principio Nº8

Los diseñadores deben ayudar, respetar y reconocer a otros diseñadores.

Transitamos un camino que otros antes que nosotros supieron construir. Un camino que dió forma a nuestros conceptos y nos dió las herramientas que usamos a diario. Ese legado hay que respetarlo y reconocerlo.
Incluso aquellos diseñadores que dañaron la profesión merecen el respeto por habernos enseñado la diferencia entre lo bueno y lo malo.

Principio Nº9

Trabajar duro es la clave. El talento no es suficiente.

Los mejores diseñadores saben que el talento no es algo sobre lo cual fiarse. Todo se reduce al viejo dicho: 1% inspiración y 99% transpiración. Hay que dar la cara, hacer nuestro mejor esfuerzo, disculparse ante el error y continuar.

Y para cerrar, Principio Nº10

El buen diseño es éticamente correcto y no causa daño.

En nuestra profesión no existe nada remotamente parecido al Juramento Hipocrático. Y la inexistencia de algo tan básico es la primer razón por la cual la humanidad haya sido testigo de tantos “crímenes de diseño”.
Si nuestro propósito como diseñadores es ayudar a que la gente cumpla sus metas, evitándoles algún contratiempo (o daño), entonces tenemos que realzar nuestra práctica respetando valores, cuidando la ética profesional y velando por el bienestar de lo que hacemos.


Gracias por leer.

. Diseñador y Director de Arte Independiente de Buenos Aires, Argentina. Es mejor conocido por sus posters y . Si queres, también podes encontrarlo en & .

“A proper design blog” by Pablo Zárate

Written by

Pablo Zarate is an accomplished independent designer and digital art director from Buenos Aires, Argentina. For more information, visit http://pablozarate.com