Nunca me importó el fútbol

Mi padre murió hace algunos años. Llegó a ver quince Mundiales: desde el Maracanazo brasileño hasta la última final en Berlín 2006. Ver quince Mundiales, creo yo, es haber tenido una buena vida. Yo llevo vistos once, y creo que con cuatro más estaría satisfecho. Me gustaría que empatáramos en quince con mi padre. Que ni él viera más Mundiales que yo, ni yo más que él.

Pero la verdad es que el fútbol nunca me importó, todo fue una excusa para charlar con Roberto Casciari. Con él no se podía hablar de política, porque era conservador; ni de mujeres, porque era tímido; ni de libros o de música, porque no lo emocionaba la cultura. Nos sentábamos en los sillones del comedor y buscábamos en el televisor alguna señal perdida. Cuando la pantalla se ponía verde, sin que importara la trascendencia del partido, nos quedábamos noventa minutos quietos; y hablábamos.

Hernán Casciari, ‘Nunca me importó el fútbol’. En PAPEL.

Leer más: http://www.elmundo.es/papel/firmas/2015/09/19/55f94ea2e2704e780f8b45b5.html

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.