Crítica | Danza

‘Danza sub-30. Edición 2016. Programa II’: Cuerpos complementarios


El segundo programa de danza sub-30 (2016) del CC Rojas llega marcado por lo binomio, lo doble: un espectáculo de varones (Extraños todos) y uno de mujeres (El risco) aunados por una excelente selección musical, y separados por dos posiciones éticas sobre el hombre en sociedad y la función de la cultura.

El caso de Extraños todos presenta una joven compañía de varones (Covar) dirigida y coreografiada por Sabrina Wehner y Federico Amprino. La pieza funciona como una metáfora de la desilusión, en la que un conjunto de cuerpos shockeados por un evento no narrado transitan las posibilidades del curso del dolor. En las penumbras del abatimiento, sin más vestuario que uniformes en tonos carne, estos seres en proceso de individualización se debaten con la necesidad del dogma hecho prohibición en el cuerpo.

Su contracara comunitaria y socializante es El risco, de la compañía La montón, en la que la situación inicial de quiebre se procesa a través de la colaboración y el apoyo mutuo. Con vestuarios casuales e incorporación de objetos al estilo de las tablas de John McCracken, el trío femenino complejiza su ocupación del espacio con un interesante repertorio de variaciones lumínicas, y alcanza su cielo en un ascenso de primal scream y música para ascensores.