Crítica | Teatro

‘Cuesta abajo’: El otro yo


Cuesta abajo es una transposición por cambio de lenguaje que recrea, cuadro a cuadro, con la minuciosidad de una pequeña super producción, la película homónima de 1934. La peculiar belleza del proyecto se basa en que se trata de una obra hecha con títeres, donde la miniaturización de todo el mobiliario (profuso) jala admiración interior y ternura.

Con un trío de cuerdas en vivo y todo un pelotón de artistas manipulando los personajes, la pieza es un homenaje con plus: al fin comedia musical, que lo es, la duplicación tiene sus propios efectos, intransferibles y sorprendentes.

Ingenua y moral, la historia se centra en la desventuras de Carlos, estudiante porteño fracasado, que migra de mujeres y ciudades, hacia la verdad y el amor. Fábula pequeña, como sus animados protagonistas, reclama darse la oportunidad de experimentar géneros, a veces, poco visitados, de enorme capacidad expresiva.

Christian Schmirman @ Medium.com/@Paratexto