Mano a mano hemos quedado: sobre “Tito Andrónico”

[Crítica. TEATRO]


Por Christian Schmirman (ischmirman@gmail.com)

Porque si el pasado no vuelve en la forma del recuerdo lo hace a través de la repetición es que se educa, al hombre, en la historia del hombre. Así, bajo la consigna de que la representación en la ficción es capaz de una pedagógica apaciguadora (o, al menos, incitadora de la reflexión, antítesis de la acción ciega), el arte de contar historias acompaña a todas las civilizaciones casi desde antes de que aprendieran a nombrar las cosas.

El caso particular de las sagas de reyes de Shakespeare (con la libertad de incorporar a Tito Andrónico como una, en tanto funciona bajo la misma lógica de batallar para conseguir y conservar el poder) se destaca por la crueldad y el horror que no teme exponer: madre de la contemporánea Game of Thrones, la obra derrocha muerte, sacrificios humanos, paganismo, violaciones, mutilaciones y canibalismo. El acendrado de lo terrorífico y prohibido, inhumano y bárbaro, en el ADN y la raíz de la civilización occidental. Tesis adorniana de Shakespeare, medio milenio avant la lettre.

Al modo de las fábulas escolares, y escondida dentro de la (supuesta) Historia mayor, Tito Andrónico contiene la moraleja (fechada) de la joven que se revela frente a todo por su derecho a elegir el objeto de su amor. La respuesta a la osadía paranóica (por delirio de autosuficiencia y control absoluto) será mutilación y abuso carnal, para someter y para silenciar. Y no por debilidad o “violencia de género” tanto porque la pugna en lo simbólico es la del sistema feudal de administración de la herencia (y la racional conveniencia) frente al naciente modo burgués de (lluvia de comillas) libre elección sentimental.

La puesta vigente, en el marco del extraño y maravilloso Teatro El Convento cuenta con el plus de incorporar coreografías y cuadros vivos de expresividad alla Kantor, un ingeniosos uso de los objetos en escena y una escenografía en abismo que simula las capas de la extensa, compleja y trágica historia de Andrónico. Las actuaciones de todo el elenco son muy sólidas, pero el protagónico de Blanes es inolvidable.

MUY RECOMENDABLE


Tito Andrónico. ~ 120 min. Autoría de William Shakespeare. Adaptación y dirección de Martín Barreiro. Con Fernando Blanes, Mimi Ferraro, Pam Morrison, Oscar Sandoval Martínez y Adrián Sett. En el Teatro El Convento (Reconquista 269, Capital Federal, Buenos Aires, Argentina). Funciones: sábados 21 horas. Entradas: $ 100. Hasta el 28/11/2015.