Dirección Coral

Svetlana Alexiévich es la directora coral de “La guerra no tiene rostro de mujer”. Hace una exhaustiva tarea de edición de relatos enmarcados. Relatos dentro de otros relatos. Interacción entre relatos, entre voces. Dando origen a una sola voz que es protagonista en la polifonía del libro que le diera a la periodista y escritora bielorrusa en 2015, el premio Nobel de Literatura.

Este coro de cientos de mujeres que participaron activamente de la Segunda Guerra Mundial, está vivo. Las voces de estas mujeres nunca callarán. Laten en la creación de Svetlana Alexiévich, una orquestación de voces narrativas.

“Todo lo que sabemos acerca de la mujer se describe mejor por la palabra ‘compasión’ . Hay otras palabras , también — hermana, esposa, amiga y , el más noble de todos, madre . Pero ¿no es la compasión una parte de todos estos conceptos, su propia esencia, su propósito y su sentido último? Una mujer es el dador de la vida, que protege la vida, por lo que ‘la mujer’ y ‘vida’ son sinónimos. Pero durante la guerra más terrible del siglo veinte una mujer tuvo que convertirse en soldado . Ella no sólo rescató y se vendó la herida; también disparó un rifle de francotirador, lanzó bombas, explotó puentes, se fue reconociendo , y capturó prisioneros de identificación . Una mujer mató . Ella mató al enemigo que, con una crueldad sin precedentes, estaba atacando a su tierra , su casa, sus hijos …”

La participación de la autora, es herramienta funcional para el fluido discurso de “las voces” en un género, que ella misma describe como, “épica coral o coro épico”. Su voz es la voz que escucha, reflexiona y nos sitúa en tiempo y espacio. La directora realiza el montaje. En la polifonía coral, el montaje crea un sentido, un relato… una voz.

“El narrador de mis libros es el hombre corriente. El grano de arena en la Historia. Aquel a quien nunca se pregunta, ese que desaparece sin dejar rastro, llevándose sus secretos a la tumba. Hablo de aquellos que no tienen voz. Los oigo, los escucho, los comprendo. La calle es para mí un coro, una sinfonía. Es infinitamente triste cómo todo se puede decir, susurrar y gritar en la nada.” Svetlana Alexiévich
Like what you read? Give Paz Garabal a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.