¿Por qué no derogamos la Ley de la Gravedad?

Pedro Olaechea AC
Aug 14, 2018 · 5 min read

Una columna sobre lo logrado hasta el momento en la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afro-Peruanos respecto a la regulación del plástico de un solo uso.

Desde hace varios días vienen señalando que estoy en contra de la regulación del plástico de un solo uso. Esas afirmaciones están muy alejadas de la realidad. Lo que sucede es que se está planteando una situación maniqueísta, es decir, si no estoy a favor de la forma del dictamen propuesto, debo estar necesariamente en contra del fondo del asunto. Aprovecharé este espacio para aclarar las dudas que puedan haber sobre mi postura.

Tengo varias objeciones al dictamen presentado por la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afro-Peruanos, Ambiente y Ecología, el cual recoge varios proyectos de diversas bancadas. Sin embargo, ya hemos llegado a un consenso importante, luego de que se abrieran diversos espacios para que el MINAM, la sociedad civil, la industria y los legisladores puedan involucrarse en una conversación productiva. Falta discutir un par de temas y esto debería realizarse de inmediato una vez que se reanuden las sesiones de la comisión, en la que participaré nuevamente en esta legislatura.

A continuación, explico mis principales reparos, que van de temas muy específicos a perspectivas más generales, y los consensos a los que hemos llegado:

El dictamen señalaba, por ejemplo, que las botellas de tereftalato de polietileno deben tener obligatoriamente 25% de material reciclado. Ojo, solo las botellas de bebidas. No quedaba claro por qué se excluían otras como las de aceite o shampoo, que también contaminan. En el Perú, solo hay un proveedor que está listo para cumplir con esta demanda. Además, se establece un plazo de 180 días para que entre en vigencia esta disposición. ¿Y los pequeños empresarios? ¿Conseguirán la tecnología y maquinaria para cumplir la orden a tiempo? ¿Acaso no le estaríamos entregando un monopolio a una empresa?

Luego de una interesante conversación, decidimos en consenso exigir 20% de material reciclado, en todo tipo de botellas de plástico, ya no solo de bebidas, y un plazo de tres años. ¿Estamos beneficiando a las grandes industrias? No, mi preocupación es no matar a la pequeña industria, la que lucha por ser formal y está tratando de salir adelante. Estos requerimientos se van a cumplir, pero tenemos que dar plazos razonables que no terminen con más familias en la calle.

Ahora vayamos a un tema más general. Una de las medidas principales es la prohibición del uso de bolsas de acarreo de plástico en lugares comerciales, proponiendo reemplazarlas por bolsas que puedan ser reutilizables. ¿Estoy de acuerdo? Sí. Entonces, ¿por qué me critican? Por decir que debemos ir más allá.

Se importa alrededor de un millón de kilos de materia prima (resina de plástico). Las bolsas significan el 0.77% de la producción de plásticos en el país. De este porcentaje, solo el 25% está en supermercados o grandes comercios. El 75% restante está en tiendas de abasto. En estos lugares, la situación se complica al manejar bolsas sin marca ni información. ¿A quién multamos? Hay que recordar que alrededor de 50% del mercado de plástico es informal, esa también es una variable a tener en cuenta. Claro, si lo que queremos realmente es solucionar el problema y no solo dar un saludo a la bandera.

Pido plazos razonables para que las industrias de plástico y tecnopor puedan hacer los cambios necesarios. Esto, repito, no es para beneficiar a los grandes industriales, sino a las miles de familias que hoy forman parte de la industria pequeña.

Asimismo, también hemos llegado al consenso de involucrar en este esfuerzo a las municipalidades, que no estaban presentes expresamente en el primer dictamen. Ellos tienen que ser nuestros aliados principales para poder lidiar con todo tipo de plástico, no solo con las bolsas. Lo pueden hacer de diversas formas. Por ejemplo, instalando pequeños talleres con maquinaria básica para procesar el plástico que reciclen y convertirlo en una pasta que pueda adoptar cualquier forma, como la de una briqueta o ladrillo. La ciudad de Loja en Ecuador ya ha comenzado a implementar esta idea.

De la mano, podemos apoyar una gran iniciativa que viene siendo saludada y premiada a nivel mundial: el Plastic Bank. Sugiero, amigo lector, googlee y averigüe más sobre esta institución. En una reciente presentación de su presidente, Shaun Frankson, en la OCDE, se hizo énfasis en que la basura existe porque no se le da valor, tanto económico como social.

La propuesta del “Plastic Bank” ofrece una solución de última generación: El Blockchain. Cada recogedor de plástico, tendría una cuenta en este gigantesco banco de datos. Por lo que el pago por la entrega del plástico sería definido por un centro de acopio. Su valor sería inmediatamente debitado en la cuenta del recolector. Ese sería el fin para un posible intermediario. Y se impondría la transparencia sobre créditos y débitos en las operaciones.

En el Perú, la gente que selecciona la basura suele venderla luego a mafias que toman el mayor beneficio. Ese plástico regresa al sistema, pero por el bajo precio que se le paga a los recolectores, su actividad se vuelve incompleta. Hay mayor riesgo de que los plásticos lleguen al mar. Así comienza el desastre, debido a que no hay incentivos para que se recicle la basura. Con una ley mejor concebida, y con la ayuda de iniciativas como el Plastic Bank, podemos involucrar también a los recicladores, en una economía sostenible.

¿Qué les parece si en lugar de concentrarnos en sacar una ley rápido, sacamos una buena ley, que sea aplicable, que no destruya el empleo de más de 40 mil familias y que, de paso, saque de la pobreza a más de 100 mil peruanos dedicados al reciclaje?

Hay soluciones creativas y técnicas para enfrentar el problema de manera integral. Los legisladores tenemos que entender que no se trata de aprobar una ley, cerrar los ojos y esperar a que lo mejor suceda. Podríamos hoy aprobar una ley que derogue la Ley de la Gravedad, pero no por eso mañana comenzaremos a flotar. Tenemos que pensar en la viabilidad de las propuestas, para que realmente puedan tener los resultados que esperamos.

Pedro Olaechea AC

Written by

Congresista de la República independiente. Ex ministro de @Minproduccion.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade