Un eterno viaje al recuerdo.

Este es un pequeño detalle para aquellos que mantienen presente a sus seres queridos, en cada recuerdo vivido.

Si existe algo devastador en este mundo, es perder a un ser querido. Sea familiar, amigo, pareja, el dolor es gigante y las lágrimas no lo recuperan. Cuando todo esto sucede, comprendemos que no hay nada más terrible que la muerte y una herida de dolor empieza a abrirse cuando es muy difícil de sanar. Millares de preguntas, inquietudes, miedos nos invaden y sentimos no poder resistir vivir una vida ni empezar una nueva sin ellos, es casi un reto imposible.

Sin duda alguna siempre estarán en nuestra memoria, pero… ¿Qué no darías tú para volver a verlos, abrazarlos y acariciarlos por última vez?. Muchas cosas nos lo recuerdan. Es ahí cuando sentimos un apretón fuerte en el centro de nuestro pecho y un corazón que se hace pequeño en cada latido que va a la par del recuerdo.

A veces no entendemos bien las cosas, no aceptamos ningún consuelo, el dolor nos aturde y nos confunde. Muchas veces nos volvemos egoístas al aferrarnos dejar partir a alguien, el saber de que podrá gozar o pasar a mejor vida. Pues te puedo decir de que nunca lo entenderás hasta que lo vivas.

Por un momento me quedé pensando y llegué a la conclusión de que hay personas que nunca nos dejarán mientras las guardemos en nuestro corazón, es el único lugar donde un recuerdo no muere mientras lo tengas presente ya que es la única forma donde permanecerá vivo.

La esencia de ellos queda, sus enseñanzas, sus caricias, abrazos que ahogan de felicidad, su voz se escucha y hasta los sentimos sonreír. Creerás que estás delirando, pero no… Es la misma fuerza de amor que les brindabas a ellos lo que te hace actuar así. Porque el amor no se toca, simplemente lo sientes. No es algo fugaz, el amor nace y muere si tú lo dejas morir dentro de ti.

Hoy puedo decir que ellos viven en mí porque me siento más vivo que antes. A veces creemos que una parte de nosotros muere, pero no es así… Una parte de nosotros vuelve a nacer y con más fuerza.

Es normal que te rompas por dentro, que se te hagan mil nudos en tu garganta, un bloqueo emocional, que esos pilares que fueron sostén y base se hayan derrumbado. Recuerda que la vida es un viaje corto, en el mismo andén nos volveremos a encontrar con ellos porque nunca nos dejaron… Siempre fueron eternos.

El mejor homenaje que podemos hacer a los que ya no están con nosotros, es seguir viviendo.

Twitter: @Pepe_AV7