Mazapán

Otra caravana perdida,

marcha ambulante en tus chaparras colinas,

errando la arena corpórea,

ya se pronosticaba un derrumbe.


Cuando empanizas tus labios de mazapán

a cucharadas, pulverizas también

mi vocación de alpinista.

Sólo es aridez,

lo que eclosiona en tus llanuras

y no hallo superficie a salvo de esta combustión.

Los corpúsculos de cacahuate,

articulan palabras tamizadas,

pero en ninguno reconozco mi nombre.