La Biblioteca Vasconcelos
Johnny Rodriguez
21

Me agrada cómo envuelves a los ‘extraños’ en tu texto, es el encanto de los recintos públicos. Rodearse por caras que no nos miran y si lo hacen con frecuencia dejan ver su extravío, se esconden en esos niveles flotantes de la vasconcelos, siento que nos perdemos en esos siete pisos como si tuviesemos la tarea de encontrar algo o alguien, en ese subir y bajar.

En mi caso encontré lo más gratificante en la sala infantil de ese lugar.