NEGATIVIDAD

Todos tenemos episodios negativos en nuestra vida. Me refiero a esos momentos en los cuales no encuentras solución o salida a algo. Cuando esto pasa muy a menudo es de preocuparse, porque esto puede afectar a nuestra vida y a las personas en nuestro alrededor específicamente a las personas que más queremos.

Los pensamientos negativos ¿Qué son?

Imagina cuando nubes de tormenta comienzan a formarse y tapan la luz del sol. Básicamente son ideas que nos absorben energía y nos limitan nuestra visión. Los pensamientos negativos se forman a partir de malas experiencias.

Cuando estos se hacen presentes es porque algo que no teníamos planeado está impidiendo que alcancemos el éxito en algo. Es normal que encontremos contratiempos y problemas que hay que resolver.

Los pensamientos negativos surgen por esto, porque no encontramos como salir de estas situaciones. Ahora, estos lo que hacen básicamente es que te enfoques más en ese problema y no en la solución.

Las palabras se hacen carne

Cuando nosotros decimos “no puedo” en realidad ya diste por hecho que no vas a poder, aun sin probar o buscar una alternativa. A esto me refiero cuando digo que “las palabras se hacen carne” la gente con pensamientos negativos da por hecho que sin importar lo que haga, las cosas saldrán mal.

Conozco gente que siempre andan pensando en que no hay nada más que hacer, que ya estuvo y que sus problemas no tienen solución. Esto se transforma en actitud y esto se traslada a la gente a su alrededor ya que de alguna manera estos pensamientos son contagiosos y pueden llenar el ambiente de mucha hostilidad. Las personas negativas siempre terminan siendo las toxicas del grupo.

La negatividad es contagiosa.

La gente negativa es toxica, te amarga te entristece o hasta te deprime al grado que poco a poco cala más en ti. Y eso se contagia.

Hay que salir de ahí lo más ante posible y alejarse de esa persona. Lo más probable es que sea una persona muy cerca de tu entorno, pero de igual manera se puede alejar tratando de no involucrase mucho con ellos.

Los pensamientos negativos no se van tan rápido como quisiéramos porque se pegan a tu vida como un chicle en el zapato. Está ahí y cuesta deshacerse de ellos.

Pensar distinto.

El pensar distinto no necesariamente te dará la respuesta, pero es posible que en ese momento encuentres una solución creativa a tu obstáculo.

Todos manejamos nuestros problemas de distinta forma. Como yo los solucione, quizás no te funcione a ti. Pero, puedes tomar algo positivo de la resolución y aplicarlo para resolver tu propio problema.

¿Cómo cambiamos los pensamientos negativos?

1) Aléjate y desconéctate un momento.

Aquí puedes usar la meditación para aclarar tus pensamientos. Hay muchas guías básicas como iniciar en la meditación. Básicamente es entrar en conexión con tu mente y cuerpo. No necesitas más que tiempo para ti.

2) Relájate. Dedica tiempo para ti.

Sé que suena complicado, porque tiempo es lo que menos tenemos. Pero creo que nos podemos permitir 15 minutos para tomarnos un café a solas y enfocarse en eso. Ya sea café, té o una gaseosa. Disfrútalo, saborea encuentra esas particularidades de lo que sea que estés tomando o saboreando.

3) No tienes que tener la respuesta a todo.

Esto es básico. ¡No debes tener respuesta a todo! Es obvio que nosotros los seres humanos nos equivocamos y lo seguiremos haciendo durante toda nuestra existencia. Ahora, aprender de esos errores es lo que te hace fuerte y sabio. Tal vez en los errores que cometiste en el pasado este la respuesta a algo que te esté aquejando en este momento.

4) Habla con alguien.

Dile a alguien que es lo que te pasa, que te está pasando, cuál es el problema que te agobia y te hace sentir mal. Un profesional de la salud mental te puede ayudar mucho.

5) No desesperes.

Pues suena fácil. Sí, yo sé. Es complicado cambiar tu pensamiento de la noche a la mañana, pero esa no es la idea y además no es posible. Lo principal es que poco a poco te desintoxiques de eso que a la larga te limita y te enferma.

Todos tenemos malos días y malos momentos. Pero es cuestión de actitud y perseverancia que hacen que estos días malos se olviden y se vayan así como vinieron.

¿Dudas? Si tenes preguntas me podes encontrar en FACEBOOK con gusto respondo mensajes todo el tiempo.