Salí de bachillerato general allá por el 2004 ese año cuando tuve que haber empezado la búsqueda de universidad, decidí que no quería estudiar, que quería descansar, total, había estudiado casi 12 años. Mi mama siempre comprensiva me dijo que la decisión era mía “que hay viera” entonces claro que no estudie y ni trabaje, bueno, en parte.

Así que mi mayoría de edad (18) me la pase literalmente sin hacer nada, pero antes de que se acabara el año me llegaron a decir que había un “chance” en un laboratorio y yo en mi cabeza “se suponía que no iba a hacer nada” pero por presión social acepte ir a la “entrevista”.

Este laboratorio está ubicado continuo a la UMD sin dar nombres llegue como se va a una entrevista, formal. Pero habíamos bastantes ahí esperando el turno de la entrevista, de repente llegaron a traernos la cual yo suponía a otra sala para luego pasar a la “entrevista” pero mi sorpresa fue que sin más que presentarnos a la empresa ya estábamos trabajando (mas no contratados), literalmente nos mandaron a trabajar así como así, nos pasaron a las áreas donde se necesitaba personal.

Yo estaba como en suspenso, porque “qué fácil…” pero luego de un rato (8:00 a 12:00m) de pie ya me dolían los pies, además el calzado no era el adecuado ni la ropa, bueno al finalizar como a las 4 de la tarde fue cuando en verdad ya no podía más, mis pies me mataban, no mire la hora para salir corriendo de ese lugar, pero nos dijeron “la entrada es la 7:30am nos vemos mañana” en ese momento en mi mente “simón, hay vengo mañana”.

Pero en el bus camino a casa (de pie) me puse a pensar que quizás esos $200 no me iban a caer mal -por cierto, hasta ese momento no sabía cuánto me iban a pagar- entonces llegue a la casa totalmente rendido. No he contado cual era mi trabajo, pues era etiquetado sobre una mesa de metal donde salían todos los frascos de distintas medicinas, habían como 12 personas haciendo ese trabajo porque era uno de los más demandados.

Pues bien para no hacerles largo el cuento trabaje aproximadamente como 4 meses en ese laboratorio donde me sentí totalmente explotado, al fin un día me presento a trabajar como todos los días, de repente llega mi “jefe” y me dice “mira ¿no te dijeron nada ayer?” y yo en mi cabeza “Ahora que hice o que no hice?” nunca había recibido un regaño y nunca había llegado tarde, pero me quede como pensando si la había regado en algo, pero bueno respondí “no ¿Por qué?” y es ahí cuando me dijo el tipo este “vamos al pasillo” en ese momento dije “juelacha ¿Que habré hecho?” ósea ya había quebrado un bote de medicina lo cual no fue el gran escándalo, todos lo hacían al principio.

Llegamos al pasillo y me dijo “fíjate que no sé qué paso, pero anda a la entrada y decile al señor vigilante que te preste una hoja que él tiene y busca tu nombre, al parecer la empresa iba a prescindir de tus servicios” y en ese momento me quede como “¿¡Que!? ¿Y porque no me dijeron ayer? Sino que vengo de imbécil a donde me habían echado.” Voy hacia el portón y pido la lista el vigilante llama a alguien para pedir autorización “mire aquí hay uno de los que supuestamente ya no iban a entrar, pidiendo la lista”. Efectivamente mi nombre estaba ahí, solo le dije gracias al vigilante y me regrese, de repente oigo el sonido “shhh shhh” vuelvo a ver y el vigilante me dice “¡hey! dicen que espere en los casilleros” en mi cabeza que tenía que andar esperando, si ya me habían confirmado que me echaron.

Voy a cambiarme con mi ropa particular (no de trabajo) y llega aquel que me había dicho que iban prescindir de mis servicios “hey disculpa que no te dijeron ayer para que ya no vinieras hoy” — Perdón por lo que van a leer pero ¡PUTA! ¿Cómo es posible que hasta ese día en la mañana me dijeron?- y yo conteste con un tono de voz suave y sin alterarme “Ha bueno, tranquilo. Lo hecho, hecho esta, además, esta vida desgastante no es para mí” solo me miro y me dijo nuevamente “en serio disculpa” repetí “tranquilo, no importa; créeme que este trabajo es solo una experiencia más y en realidad no me ha sido de mucha ayuda que se diga” El tipo se dio media vuelta subió por las gradas que había bajado y desapareció.

¿Estaba enojado? Sí, pero no colérico, lo que me enojaba es que me había levantado temprano por nada. Y ese fue mi primer empleo, mi primera experiencia laboral que muchos han experimentado de esa manera. Me sentí barato, por $190 dólares mensuales trabaje 4 meses y medio. En realidad me pregunte poco si había fallado en algo, era un trabajo que no quería, me imagino a algunos de ustedes diciendo “¿y qué querías? ¿Trabajo de oficina con apenas bachillerato y sin estar estudiando en una universidad?” Pues no, sabía que tenía que tener esa experiencia del primer trabajo, es parte de la vida y el aprendizaje, es parte de lo que soy ahora, una persona con una experiencia más y que no pongo en mi curriculum porque para mí no vale, no cuenta y no pesa en lo absoluto en mi persona como profesional.

Pero si como una experiencia de vida, una experiencia que me enseño mucho sobre cómo podemos conseguir algo fácil y que no esperamos, pero que al final no nos deja nada en absoluto. Fue un trabajo que en mis futuros curriculums no puse.

Hay nos estamos leyendo.

via Tumblr http://bit.ly/2dQdygG