Capacidades que todo emprendedor debe desarrollar

Hoy en día está súper extendido el mito de que los emprendedores son personas geniales, dotados de cualidades extraordinarias que los llevan a crear e implementar ideas brillantes.

Sin embargo, he observado que los emprendedores exitosos, más que ser personajes privilegiados del olimpo, son personas con ciertas capacidades, muchas de ellas aprendidas, que les han permitido alcanzar cierto nivel de éxito.

Las habilidades del emprendedor son parte del éxito. (Foto Prensa Libre: shutterstock)

A principios del siglo XX, Joseph Alois Schumpeter, quien fue un destacado economista austriaco-estadounidense, y Profesor de la Universidad de Harvard desde 1932 hasta su muerte, definió al emprendedor como “el creador del futuro”, describiéndolo como una persona obsesionada por trabajar en la frontera de lo conocido creando la realidad ulterior.

Luego, Arthur Rock, un hombre de negocios e inversor estadounidense, afirmaba que antes de invertir en un proyecto, cuando le gustaba lo que veía en el plan de negocios, se sentaba a conversar largo y tendido con la persona, intentando averiguar cómo había solucionado sus problemas en el pasado, cómo se enfrentaba a situaciones nuevas, cómo buscaba recursos para alcanzar sus objetivos, qué tipo de equipos había gestionado, etc.; en suma, trataba de entender quién era y cómo había llegado hasta ahí.

Y es que los recursos personales del emprendedor, lo que se suele llamar “capacidades”, son fundamentales para el rumbo y el resultado de todo emprendimiento. Pero ¿cuáles son esas capacidades clave?

“Los emprendedores exitosos poseen una combinación de capacidades que les permiten crear oportunidades y hacerlas fructificar”, Carlos Luna Rivara.

Las capacidades son ese conjunto de características que le permiten a una persona desempeñarse competentemente en una determinada actividad. También incluyen las actitudes que le conducen a un determinado comportamiento habitual. Esas aptitudes y actitudes son adquiribles y susceptibles de ser desarrolladas. En general, hay tres grandes categorías de capacidades:

  • 1. Las de liderazgo personal,
  • 2. Las habilidades interpersonales, y
  • 3. Las de negocio.

Mencionaré algunas de las capacidades de cada una de las categorías.

Capacidades de liderazgo personal

Inteligencia emocional: La capacidad de reaccionar ante cada situación con el estado de ánimo y las emociones apropiadas. El nivel de inteligencia emocional equivale a la madurez de la persona.

Integridad: Es un hábito de hacer lo justo y honesto en toda situación. La integridad es la que permite generar confianza con clientes, proveedores, colaboradores, etc.

Disciplina: Esta permite a los emprendedores superar obstáculos, y completar actividades difíciles. El emprendedor con disciplina sabe cuando sacrificar el corto por el largo plazo.

Resiliencia: La forma de superar la adversidad y la frustración, y buscar nuevas rutas de acceso para lograr los objetivos establecidos.

Creatividad: Es la capacidad de generar nuevas ideas, conceptos, asociaciones entre ideas (unir los puntos), que se traduce en soluciones originales. Esta es una de las características más distintivas de los emprendedores exitosos.

Habilidades interpersonales

Respeto: El reconocimiento de las cualidades de los otros, lo que se traduce en un apoyo mutuo de complementariedad en la generación de valor.

Comunicación: Es la capacidad de escuchar y transmitir ideas de forma efectiva, empleando los canales adecuados y ofreciendo información concreta. La mayoría de emprendedores exitosos que he conocido, son buenos comunicadores.

Delegación: Implica poder desprenderse de la ejecución de las partes, pero no de la responsabilidad completa del proyecto. Saber delegar implica comunicar eficazmente, y trasladar los recursos necesarios de manera oportuna.

Capacidades de negocio

Red de relaciones: Habilidad para desarrollar, mantener y utilizar en beneficio del emprendimiento, la red de contactos y conexiones.

Visión estratégica: La habilidad para visualizar oportunidades y/o amenazas que pueden afectar la competitividad del proyecto empresarial.

Negociación: Implica saber llegar a acuerdos satisfactorios que agregan valor a todas las partes implicadas.

Gestión de recursos: Habilidad de administrar de manera efectiva los recursos disponibles en función de los objetivos del negocio.

Algunos creen que los emprendedores hay tenido “suerte” y por eso son exitosos. Si consideramos “suerte” estar en el lugar adecuado, en el momento preciso, y con las capacidades necesarias, probablemente estaría de acuerdo con quienes piensan así.

En suma, más que suerte, los emprendedores exitosos poseen una combinación de capacidades que les permiten crear oportunidades y hacerlas fructificar.

Escrito para Prensa Libre por Carlos Luna Rivara, el es fundador de Corporate Governance Leaders. Embajador del emprendimiento y de la armonía familia — empresa. Speaker, columnista y bloguero. Es Doctor of Business Administration.