¿Qué es la depresión?

La depresión es más que un sentimiento de tristeza. Las personas con depresión pueden experimentar una falta generalizada de interés y placer en las actividades cotidianas, pérdida o ganancia significativa de peso, insomnio o exceso de sueño, falta de energía, falta de concentración, sentimientos de inutilidad o de culpa excesiva e incluso en algunas ocasiones pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

Señales de depresión

Sentimientos

  • Sentirse triste.
  • Sentimientos de desesperanza, de que las cosas no mejoraran.
  • Sentirse irritable.
  • Sensación de vacío.
  • Sensación de cansancio, a pesar de dormir.
  • Sentirse inquieto.

Pensamientos

  • Pensar que nada te hace feliz.
  • Pensamientos de que las cosas no mejorarán.
  • Pensar que los problemas son tu culpa.
  • Pensamientos de que no eres suficiente bueno o buena.
  • Pensar en la muerte o en acabar con tu vida.

Conducta

  • Tener dificultades para pensar con claridad, concentrarse o tomar decisiones.
  • Falta de interés por las cosas que te gustaban.
  • Comer mucho menos o mucho más de lo habitual.
  • Dificultad para conciliar el sueño o dormir más de lo habitual.
  • Tener dolores y molestias que no parecen estar justificadas por otra cosa.

¿Por qué tengo depresión?

La depresión puede aparecer en cualquier ocasión y no es culpa tuya. Se tiene un mayor riesgo de depresión cuando uno está experimentado situaciones difíciles. Aquí hay unos ejemplos:

  • Cuando estás bajo mucho estrés (por ejemplo, empezar un nuevo proyecto, mudarse a una nueva ciudad, o tener problemas en casa o en el trabajo).
  • Cuando te sientes impotente (por ejemplo, pasar por un periodo de bajos ingresos, o una enfermedad de un familiar).
  • Cuando se sufre intimidación o abuso (por ejemplo, acoso laboral o escolar).

Algunas personas experimentan la depresión sólo durante ciertas épocas del año: se llama “trastorno afectivo estacional”.

¿Qué puedo hacer?

Primer paso

Si crees que puedes estar experimentado depresión, piensa en alguien con quien poder hablarlo. No siempre es fácil pedir ayuda, pero es importante exteriorizar tus sentimientos: las otras personas no podrán ayudarte si no saben por lo que estás pasando.

Siguientes pasos

Posteriormente será necesario buscar ayuda especializada. Por ejemplo hablar con tu médico de familia para que te derive a un psicólogo, o buscar por ti mismo un psicólogo que te parezca una buena opción.

Recuperación

La recuperación se puede dar en diferentes etapas. Para recuperarte y volver a tus viejas rutinas se necesita tiempo. El primer paso es dejar atrás los pensamientos negativos y de culpa. No te culpabilices ni te avergüences: 1 de cada 4 personas han sufrido depresión. Está bien pedir ayuda y tomarse tiempo para uno mismo.

Like what you read? Give Psi.Brussels a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.