El silencio JAMÁS

Casos de ¨buena¨ o ¨errática¨ Comunicación Política

Comunicación Política

Qué es la comunicación política? Tal vez en la simpleza de una definición, encontramos la relación del discurso de los políticos y el uso de los medios de comunicación como herramienta para difundirlo. Algo absolutamente común pero cuyos resultados no siempre han sido alentadores.

Un ejemplo de una interesante estrategia de comunicación política encontramos en el 2006, con el advenimiento de Rafael Correa, quien capitalizó la combinación de varios factores: político joven, casi desconocido, pero con un discurso de cambio aupado por el hartazgo del país respecto de la clase política, y legitimado por la decisión de no presentar candidatos al Congreso Nacional, como una evidencia que su propuesta de una Asamblea Constituyente iba en serio. La campaña del payaso en el ascensor para graficar al Congreso de la época tuvo un efecto determinante a favor de dicha propuesta de cambio.

Voy más atrás, 1984, en el famoso e irrepetible debate entre los finalistas presidenciales Rodrigo Borja y León Febres — Cordero, cuando el aspirante socialcristiano desafió al socialdemócrata a que “lo mire a los ojos” ante las cámaras de TV. Para muchos, esa expresión sentenció los comicios a favor de Febres — Cordero, pese a que Borja había ganado la primera vuelta.

En contrapartida: el propio Febres — Cordero, la misma noche de la victoria de Jaime Nebot en la primera vuelta de 1996, declaró en TV que por Abdalá Bucaram, el otro finalista, había votado el “lumpen” de la sociedad ecuatoriana, o sea, el segmento social más bajo, declaración claramente excluyente que condenó a Nebot.

O la penosa expresión del entonces presidente Lucio Gutiérrez, en abril de 2005, cuando calificó como “forajidos” a un grupo de personas que se congregó en los exteriores de su domicilio para protestar. Aquel término fue el detonante de la recordada “Rebelión de los Forajidos”, que se prolongó por varios días en las calles de Quito hasta que el Congreso de forma inconstitucional destituyó al mandatario, invocando la causal de “abandono del cargo” pese a que Gutiérrez se encontraba despachando en Carondelet.

Y un ejemplo más: “Que los pobres coman pan, y los ricos mierda mierda”, extracto de la canción “Qué la tortilla se vuelva” del grupo Quilapayún, empleado por la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, en una intervención de octubre de 2013 en el marco de la declaratoria de interés nacional de la explotación petrolera de los campos ITT, y que le generó su primera gran crisis comunicacional.

Son casos de “buena” o “errática” comunicación política, con un denominador común: los medios, que hacen que un vocero sea percibido correcta o incorrectamente por la opinión pública, y que hoy por hoy ya no se queda sólo en los “tradicionales” prensa escrita, radio o TV, sino que abarca las redes sociales.

El reciente caso de la exconcejala Macarena Valarezo y los “muertos de hambre” partió de un debate en el noticiero de una radio capitalina, cuyo resumen fue recogido por un periódico y de inmediato se hizo viral en Twitter y Facebook. La tendencia fue tan negativa, que Valarezo perdió cualquier posibilidad de candidatura, como se preveía. La ineficacia de sus explicaciones posteriores, también criticadas, demostraron que el daño estaba hecho.

Las redes también tuvieron una decisiva influencia en las protestas de julio de 2015 sobre las leyes de herencias y plusvalía, a partir de la inexistencia de una comunicación política previa por parte del gobierno, lo cual desnaturalizó cualquier explicación posterior, al punto que ambas iniciativas fueron retiradas del debate en la Asamblea.

Los errores en comunicación política se pueden enfrentar con una adecuada estrategia: el silencio JAMÁS puede ser una opción; hay que identificar a los detractores y escoger qué batallas vale la pena enfrentar; el peor vocero es el confiado; y hay que aprovechar cualquier encuentro mediático para tomar la iniciativa y comunicar un mensaje.

Es más sencillo EVITAR que APAGAR incendios! Parece difícil… pero en comunicación política estos elementos son claves.

Fabricio Vela

Experto en Comunicación

Like what you read? Give Pulso Ciudadano a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.