Una forma inmadura de madurar

Madurar
Para mi, maduras cuando empiezas a darte cuenta de que todo tiene una causa y una consecuencia; entiendes que las cosas pasan por motivos específicos, lo cuales no puedes controlar a tu antojo, pues, por lo general, dependen de algo/alguien más. La RAE, sin embargo, tiene la mala costumbre de llevarme la contraria, y dice que madurar es “Adquirir pleno desarrollo físico e intelectual.”. Como fuese, esa no es la historia…


(Si prefieres escuchar a leer, haz click en el video)

Para que entiendan, deben saber que yo soy ese tipo de personas que son tímidas, pero que adoran ser extrovertidas. Cuando niño, solía ser extrovertido y curioso, pero, tal vez me comportaba de esa manera puesto que aún no conocía lo llamado “pena” o “vergüenza”. A medida que crecí, me fui enterando y como consecuencia me volví introvertido.

Si se preguntan ¿cómo puedes ser introvertido y adorar ser extrovertido? Pues, la respuesta es que me gusta ser extrovertido, pero, por las malas, he aprendido que ser extrovertido no siempre es positivo, pues a veces, puedes resultar ofendido o ofender sin intención alguna. Por eso, la idea de ser el centro de atención y expresarme libremente frente los demás se me hizo cuestionable.

… No soy una persona conflictiva y mucho menos me gusta herir a alguien más …

Entrando en la adolescencia con unos 12 años, apenas era capaz de hacerme amigo de los que estaban cerca de mi, y no era una tarea sencilla tampoco, siendo yo tan penoso. El hecho de hablar de frente con alguien más me ponía muy nervioso, supongo que sobre analizaba mucho las cosas.

Siendo esa mi realidad, comienzo mi historia.

Un día como cualquiera, vi a alguien jugando en su computadora. Eso, no me sorprendía en lo absoluto, sin embargo, yo hasta ese momento nunca había escuchado de lo que era un MMO (Massive Multiplayer Online).

Debido a mi poca vida social, mis tiempos libres eran abundantes, así que, me decidí en jugar un MMO, despues de todo se veía divertido.

Así, un nuevo personaje entró a ese mundo digital desconocido, donde habían miles o millones de otros usuarios. Lo curioso, es que el dueño de ese personaje no tenía intención alguna de socializar.

Avance en el juego por mi propia cuenta, a veces junto con la persona que me recomendó el juego. Siempre andaba totalmente perdido, despues de todo, el juego estaba en inglés y mi conocimiento de ese idioma se reducía a decir “hello”, “Bye bye” y “Please”. La historia de como aprendí inglés en el juego, la contaré en otra oportunidad.

A la altura donde me encontraba, no sólo no tenía intenciones de socializar, sino que además, me era imposible. A pesar de eso, seguí jugando.

Pasaron meses; soledad constante en un mundo donde hacer amigos es de lo más sencillo. Todas las palabras en el chat, o al menos la mayoría, eran desconocidas para mí y eso no iba a cambiar, o al menos, eso creía yo.

Cierto día, vi en el chat palabras que no eran sólo letras al azar. “Oh por Dios estoy entendiendo lo que dicen!!!” me dije a mí mismo.

Resulta que esas personas vivían en el mismo país que yo, como fuese, fue mi primer contacto y, tal vez, el más importante.

Nos volvimos realmente amigos, a pesar de la gran diferencia de edad, hablábamos con unos micrófonos mientras interactuábamos en el juego. 
Después de esa relación, mi manera de pensar cambió, mi miedo por ser extrovertido era por consecuencia a que pensaran de mi, pero, en un mundo virtual, por razones obvias, me sentía con mucha más confianza para socializar.

Llegué a conocer cantidades absurdas de personas a detalle, compartiendo incluso más que un mundo virtual, una amistad más real que las que obtuve fuera de la red.

Al haber estado solo, realmente llegué a apreciar la compañía, había logrado entender a los demás, todos tenemos problemas, todos tenemos inseguridades, yo no era diferente. Así, la confianza en mí subió de nivel, así como también desarrolle nuevas habilidades sociales y de empatía. Mi miedo a como iban a actuar los demás era cosa del pasado. Aprendí a hacer amigos, de esos que son reales, porque para que a alguien le importe otra persona que conoció por internet y que el sentimiento sea mútuo, tienen que ser amigos.

Sobre analizando las cosas, aprendí a como tratar y como no tratar a los demás, cómo diferenciar a un amigo de alguien que no lo es, incluso, me encontre con problemas sociales que, gracias a la confianza extra que adquirí, pude resolver con éxito. A mi no me interesaba demasiado ganar, a mi me gustaba hacer amigos y divertirme, y entendí que así también es la vida. No se trata de ganar más dinero, ser más inteligente, más fuerte o más bello, lo que importa es pasarla bien y ser feliz.

… En sólo dos años había aprendido más que en toda mi vida …

Más que un juego, ese MMO fue una escuela social para mi.