Cambiar de idea, de Zadie Smith

Los textos que hablan de escribir y escritores me aburren muchísimo. Primero la sensación de que los escritores se dan demasiada importancia cuando hablan de escribir. Por ejemplo alguien que dice: “mi obra es sobre el desencuentro y lo roto”.

UHHHH. Qué aburrido qué jactancioso.

Conozco a varios escritores que se ponen muy incómodos cuando los quieren entrevistar porque en general los periodistas ya vienen con una idea y buscan la confirmación y nada que ver con la intención del escritor ni con las ganas que tiene de seguir hablando del texto.

Sin embargo voy a contradecirme o a cambiar de idea ;) porque encontré algo hermoso para compartir y justo es sobre escribir y por qué hacerlo y cuál es la literatura que según Zadie, vale más:

“Llegué a la convicción de que hay algo intemporalmente vital y sagrado en escribir bien. Es algo que no tiene mucho que ver con el talento, ni siquiera con el talento rutilante…El talento sólo es un instrumento. Es como tener un bolígrafo que funciona en lugar de uno que no funciona. No quiero decir que soy capaz de trabajar de una manera consistente a partir de esa premisa, pero parece que la gran distinción entre el buen arte y el arte así así reside en la finalidad del corazón del arte, la intención de la conciencia que se esconde detrás del texto. Tiene que ver con el amor. Con poseer la disciplina de hablar desde la parte de uno que es capaz de querer en lugar de la parte que sólo quiere ser querida. Sé que esto no suena moderno en absoluto…Pero parece que una de las cosas que hacen los escritores realmente grandes- desde Carver hasta Chéjov y Flannery O`Connor, o como el Tólstoi de La muerte de Iván Illich o el Pynchon del Arcoiris de gravedad es “dar” algo al lector. El lector deja atrás el arte verdadero con un peso mayor que cuando penetró en él. Está más lleno. Toda la extensión y el compromiso y el trabajo que tienes que buscar en el lector no pueden ser para tu propio beneficio; tienen que ser para el suyo. Lo que emponzoña el ambiente cultural de hoy día es el miedo que da intentarlo”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.