Sito Alonso seduce a Querejeta

Fijación, enamoramiento, flechazo. Querejeta se fijaba en Sito Alonso cuando este aún entrenaba al Giipuzkoa Basket Club, y se enamoraba perdidamente de él cuando cenaban juntos hablando de planes futuros. Sin embargo, el enamoramiento no era mútuo: Sito vio dudas en Querejeta, y dio marcha atrás, profundizando el enamoramiento por el anhelo de a la oportunidad perdida por parte de Querejeta, que el 2 de junio del 2014 desmentía que hubiera intentado ficharle y fracasó.

Un clavo quita otro clavo, y este año los clavos los ha clavado el martillo de Perasovic, de cuya salida hablaremos otro día, haciendo olvidar a Querejeta que existen otros entrenadores en el mundo, enamorándole de nuevo para dejarle plantado a final de temporada. Querejeta quería otro clavo, a ser posible igualito que el último: duro, con juego intenso y con buena defensa. Y se llamaba Radoncic, entrenador con el que lo intentó por activa y por pasiva, directamente y usando celestinos, y quien me consta que aún suena en la mente de Querejeta, y seguirá sonando hasta que firme a alguien. Él era “el tipo de entrenador que tengo claro” . El Baskonia, acostumbrado a que los entrenadores dejen de ganar dinero o se paguen sus propias cláusulas de salida, apostó por él y no pudo traerlo hace dos semanas.

Querejeta, descolocado, llama a Katsikaris para contarle sus penas y ver si este le consolaba, pero no era de su tipo. Y se acuerda de aquel amor del verano del 2014, aquel que tanto le gustó y del que tanto se acordó cuando le dijo NO. Sabía que si ofrecía compromiso este estaba deseando volver y darle una oportunidad, así que puso la maquinaria de nuevo en marcha: “yo no pago ni un euro de tu salida”. Sito, acostumbrado a no cobrar su salario y renegociarlo, lo ve claro: es la hora de desvincularse. Y como buen seductor, lo ha hecho haciendo bastante menos ruido de lo usual en estos casos, quedando libre y a merced de la firma nupcial con el Baskonia.

Ahora es Querejeta quien tiene pretendiente soltero y sin compromiso. Habrá que ver si se decide a tiempo o sigue cortejando a la chica ideal que de momento no ha podido conseguir. La firma se puede hacer mañana si Querejeta quiere.