· LA ABADÍA ·

“Centro de Arte y Estudios Latinoamericanos”

E l histórico y antiguo claustro, ofrecerá un novedoso ambiente para la ciudad de Buenos Aires. Estratégicamente emplazado en las barrancas de Palermo, brindará al visitante la posibilidad de cultivar el espíritu, disfrutar arte, apreciar la belleza arquitectónica y la exuberante naturaleza de su claustro y jardines que se derraman sobre la avenida Luis María Campos. A su lado, emerge majestuosa, la iglesia parroquial San Benito.

· Para asistir gratuitamente a la inauguracion este MIE 28 OCT a las 19 HS debes registrarte aquí → http://on.fb.me/1O54dgZ

UN POCO DE HISTORIA

S e sabe que la Orden de San Benito tiene 1.500 años de historia, pero menos de un siglo en la Argentina. Llegaron en 1915 enviados por la Abadía Santo Domingo de Silos, en Burgos (España), con la misión de encontrar una residencia para monjes que habían sido expulsados de México por motivos político-religiosos.

Establecieron su primer predio en una estancia en Carlos Casares, pero en 1920 ocuparon el actual terreno en Palermo, ubicado en un lugar poco accesible y con una vista ideal para un monasterio. Luego un 5 de Octubre de ese mismo año, el Abad de Silo llega a esta zona para colocar la piedra fundamental de la Capilla del Santo Cristo.

Para la construcción de esta Abadía se convoca a distintos arquitectos importantes, uno de ellos era Alejandro Bustillo. Pero eligen al Padre Eleuterio González, tambien arquitecto y uno de los primeros seis monjes de la congregación que llegaron a Buenos Aires a principios del siglo pasado.

El lugar elegido respondía al tipo de localizaciones que preferían los benedictinos para sus abadías, en lo alto del terreno. El conjunto se componía de la iglesia, puesta con su ábside de punta a la barranca y al lado un edificio con dos claustros, uno mayor y otro menor. Las obras de la abadía comenzaron en 1924 y se prolongaron más de seis décadas. En 1941 comienzan la construcción de la iglesia abacial y el claustro con arcadas y capiteles románicos a imitación del claustro de Silos, pero se suspenden las obras en reiteradas ocasiones por la guerra y por falta de recursos.

Con el pasar de los años y incremento de la Ciudad, para los benedictinos, el sitio dejó de ser propicio para sus hábitos y costumbres. Motivo por el cual se mudaron a la localidad de Jáuregui. El edificio sobre la calle Villanueva fue concedido al Euskal Echea y la construcción de adelante, entre Gorostiaga y Luis María Campo, fue usada como residencia para estudiantes.

— TENER EN CUENTA

Teléfono

(+5411) 4773—9223

Mail

info@laabadia.org

Horarios

MARTES a DOMINGO

12 a 20 HS.

· RINCONES, HISTORIAS Y MITOS DE BUENOS AIRES ·

SEGUINOS EN FACEBOOK → on.fb.me/1fAa6TZ

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.