Nuestra Sra de Balvanera

“Esconde una presencia histórica significativa”

En la zona de comercial del barrio de Balvanera, aparece este histórico templo, que actualmente es muy nombrada debido a una devoción muy antigua. Pero adquirió masividad en estos años, aquí es donde el 19 de cada mes todos los devotos veneran a San Expedito. Las obras de este lugar remontan al siglo XVIII en Buenos Aires.

Cupula de la Parroquia Nta Sra de Balvanera

SUS INICIOS

L os terrenos pertenecían a don Antonio González Varela, nacido en la provincia de León (España) y conocido con el apodo de “Miserere”, y a su mujer criolla Josefa Ramírez. Los al no contar con hijos, decidieron donar un lote a la corona española, con la única condición de que se construyera un lugar para albergar a los franciscanos que pasaban camino a sus misiones del norte. En 1799 asumen la responsabilidad de levantar las obras dos frailes de San Francisco, Damián Pérez y Juan Rodríguez, oriundos de Logroño (España), en la provincia ibérica de La Rioja, donde se encuentra un antiguo Monasterio Benedictino en el que se venera a la Virgen María en su título de “Ntra. Sra. de Valvanera”; por ese motivo la capilla del hospicio se dedicará a esa devoción.

Las obras concluyeron aproximadamente en 1810, la situación de la comunidad religiosa comenzó desde antes a sufrir algunos conflictos serios, incluso con los superiores franciscanos de España. Las leyes referidas a las casas religiosas promovidas por Bernardino Rivadavia provocan la supresión del hospicio en 1823. Sin embargo, la capilla siguió funcionando para atender las necesidades religiosas del barrio. Recién en 1833 se la erige como sede de la parroquia de Ntra. Sra. de “Balvanera”, asumiendo legalmente el cambio ortográfico. Un censo de 1836 refiere que en la jurisdicción parroquial vivían “2998 blancos, 506 negros y pardos y 13 extranjeros”; esta importante presencia de “gente de color” va a provocar que la iglesia sea la sede de la “Congregación de Morenos Congos de San Baltasar”, que existió hasta 1875.

LOS PRIMEROS AÑOS

E sos primeros años de funcionamiento como parroquia, también coinciden con los del gobierno del brigadier Juan Manuel de Rosas. En 1837 comienza la edificación de un nuevo templo; el aspecto de la obra arquitectonica fue confiada al Maestro Mayor de Obras Públicas don Santos Sartori, quien comenzó los trabajos el 1° de octubre de 1839. Las obras duraron cerca de dos años y medio, y fue inaugurado y bendecido el 4 de abril de 1842. Asistió el gobernador, y su hija Manuelita actuó como madrina. La parroquia comenzó a llamarse Ntra. Sra. de Balvanera de la Encarnación, en homenaje a la esposa de Rosas, doña Encarnación Ezcurra, fallecida hacía poco tiempo. Esta advocación se pierde más tarde, en 1852, con la caída de Rosas.

Fue la única parroquia erigida durante su gobierno. En 1865 el templo es ampliado y refaccionado por obra del arquitecto Antonio Picarel, aunque gran parte de su aspecto actual lo adquiere recién en 1930.

HECHOS Y SIGNIFICADOS

Esta iglesia, fue la que dió el nombre al barrio de “Balvanera”, actualmente es muy nombrada debido a una devoción muy antigua, pero que llamativamente fue adquiriendo una especial masividad en estos días: aquí se venera la imagen de San Expedito, que cada día 19 del mes congrega a miles de devotos. Este santo forma parte de la listas de mártires de los primeros tiempos del cristianismo, y como sucede con muchos de ellos, no existe mucha documentación histórica que confirme su existencia, y sus vidas se mezclan muchas veces con las tradiciones orales y la leyenda. Más allá de esto, su imagen con las ropas de soldado romano aplastando con su pie a un cuervo que dice “Cras” (“mañana”) y sosteniendo con su mano una cruz donde se lee “Hodie” (“hoy”), adornó durante años varios templos del país.

EN LA ACTUALIDAD

Todavía hoy, se puede encontrar la antigua figura de San Expedito entre los altares de la Basílica Nacional de Nuestra Señora de Luján, también en la parroquia de Balvanera estuvo expuesto, hasta que luego de la reforma litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II, fue retirado de un depósito donde estuvo guardado más de 35 años.

CUESTION DE FÉ

Como la gran mayoria de los procesos que responden a la fé de sus creyentes, es difícil explicar cómo resucito, surgió y se difundió esta antigua devoción. Se sabe que a mediados del año 2003, varias personas se acercan a pedir en forma espontánea que se anoten en las intenciones de la misa la intercesión de San Expedito. Luego de la sorpresa por el pedido, y tras la confirmación de la existencia en el santoral de ese nombre, se continuó con la práctica normalmente; hasta que en esos días, uno de los sacerdotes de la parroquia encontró en el depósito, la antigua imagen. Luego de decidir colocarla en el templo en su conmemoración, comenzó una manifestación masiva que tiene su centro los días 19 de cada mes. Algunos estudiosos de las devociones populares sugieren que uno de los elementos que pueden haber influido en ese “fenómeno” fue la difusión en esos años de la telenovela brasileña “El Clon” que tenía un personaje que le rezaba a San Expedito. Más allá de las teorías, la devoción a este santo año a año va incrementándose de manera sostenida, formando parte de uno de los momentos más multitudinarios de la ciudad.

La parroquia fue declarada Monumento Histórico Nacional el 14 de Agosto de 1998.

Edición — Franco Vega.

— RINCONES, HISTORIAS Y MITOS DE BUENOS AIRES —

SEGUINOS EN FACEBOOK → on.fb.me/1fAa6TZ

Like what you read? Give ◉ RHM BUENOS AIRES a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.