Clínicas dentales: Renovarse o morir

El sector de las clínicas dentales está viviendo una revolución. En los últimos años, la irrupción de las grandes franquicias ha provocado que un sector tradicional como el de las clínicas odontológicas, donde apenas se realizaban acciones de comunicación (más allá de las clásicas apariciones en los anuncios de clasificados sanitarios de los periódicos), haya descubierto la importancia de la comunicación con el paciente y el valor de la diferenciación. Esto es especialmente importante ante la llegada de las franquicias, que basan su comunicación en los precios bajos, sin tener en cuenta la calidad de los materiales, la no inclusión de ciertos servicios o la precariedad de los sueldos de los odontólogos que trabajan en estos centros.

Debido a esta competencia basada en el abaratamiento de costes, poniendo en duda la calidad de la asistencia bucodental prestada a los pacientes, es hora de que las pequeñas clínicas dentales pongan en marcha estrategias de comunicación orientadas a que el paciente deje de ver al dentista tradicional como alguien que “me hace daño y cobra un dineral”. Las clínicas tienen que poner en valor el trato personalizado, con tratamientos a medida en colaboración con el paciente; los excelentes materiales; el uso de la más avanzada tecnología; la implantación de las novedades odontológicas del mercado; las modernas y cómodas instalaciones o los profesionales de reconocido prestigio al frente de estas clínicas.

En el caso de RSM Comunicación, tenemos el placer de colaborar con Clínica Dental Santana, situada en Ourense, dando a conocer su calidad, mimo al paciente, última tecnología y tratamientos. Además, Urbano Santana Mora, su responsable, es uno de los más reconocidos especialistas de España en patologías temporomandibulares y bruxismo, además de profesor en la Universidad de Santiago de Compostela.

En conclusión, ha llegado el momento de que las clínicas odontológicas de menor tamaño promuevan sus mejores valores para proteger la salud bucodental.

Ruth Ríos

Socia RSM Comunicación

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.