Medios Corporativos, “¿a quién protege?”

martes, 11 de abril de 2017 | OPINIÓN | Por Jose Rodriguez Rivera

Goebbles, quién fuera el ministro de Propaganda del partido Nazi, dijo: “repite una mentira y se convertirá en verdad.”. Mediante este pensamiento se describe con absoluta certeza, como se puede manejar los medios y manipular la información presentada. Un ejemplo es como Goebbles logra que Leni Riefenstahl dirija, mediante filmes, películas que adelantaban la agenda Nazi. Siendo el mejor ejemplo el filme del Triunfo de la Voluntad. Los medios se han usado para impulsar agendas personales, económicas e ideológicas, cuando en ocasiones se tergiversa la verdad y realidad a conveniencia. Uno de los ejemplos clásicos que se usa para entender cómo manipula los medios y el periodismo, es la llamada “prensa amarilla”, desarrollada por William Hearst y Joseph Pulitzer. Usando los medios periodísticos bajo su mando y control para acelerar y crear una opinión pública en los Estados Unidos a favor de la intervención de esta última en Cuba, lo que llevó a la Guerra Hispanoamericana. Evento que cambió la nuestra realidad como puertorriqueños.

Hoy en Puerto Rico vemos como “medios corporativos” se han convertido en los principales enemigos de los intereses y el bienestar del pueblo. Mediante la tergiversación de la realidad, el uso de omisión de información, en ocasiones, se han convertidos en enemigos del pueblo. Buscando beneficiar y adelantar agendas propias y del capital extranjero. Para ellos, la búsqueda de la verdad es algo secundario. Su objetivo es utilizar su alcance, mediante el uso de los medios, para beneficiarse y beneficiar los grandes intereses, contra los intereses de nuestro país. Vemos como se ha alterado la información en la situación actual de la Universidad de Puerto Rico, mediante el uso de titulares frívolos, que buscan desprestigiar en movimiento estudiantil. Por otro lado, su inacción en otros hechos que buscan el bienestar de nuestra nación. Por ejemplo el principal medio periodístico, hizo menciones mínimas del caso de Héctor O’Neill y no se unió hasta luego de 32 días al pedir su renuncia mediante un editorial.

El periodismo debe tener un compromiso con la realidad y sobre todo con la verdad. También estos medios, que se han lucrado del pueblo de Puerto Rico, deben tener un compromiso en pro de sus mejores intereses. Muchos de los principales medios periodísticos y de comunicación, se han convertido en la “ agencia de publicidad” de los grandes intereses, del capital extranjero, los buitres y de la Junta de Control Fiscal. Intenta adelantar las causas de estos grupos, sin considerar en donde se encuentra el beneficio del pueblo de Puerto Rico. De esta manera los medios serios y alternativos debemos asumir una postura que proteja la búsqueda de la verdad, que pueda garantizar igual foro a TODOS sin importar ideología y por último un compromiso con el pueblo de Puerto Rico y sus intereses.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.