Me arrepiento.

Me arrepiento de las madrugadas.

De los besos en la regadera.

Me arrepiento de pretender.

Me arrepiento de las veces que no me dejé ir.

De las veces que el miedo o la ansiedad eran más grandes que yo.

Me arrepiento de los vicios.

Del humo trepando por mi garganta, y por la de ellos.

De la quemadura en su chamarra por evitar que mi suéter prestado sufriera su destino.

Me arrepiento de las veces que el alcohol pudo más.

Me arrepiento de mis demonios.

De escribir.

De no escribir.

De no haber empezado antes con el violín.

De rendirme con él, con aquel y contigo.

De rendirme conmigo misma.

Me arrepiento de que lo vibrante de mi cabello no se refleje en mi alma.

Me arrepiento de estar triste los días de sol.

De dormir 14 horas en un buen día y 4 en uno malo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.