Microcuento

Son las 8 de la mañana de un dia ya mil veces vivido, otro atasco, otro café, otro lunes, por fin llego al trabajo donde como ya es rutina, voy escribiendo una a una las razones de mi suicidio mientras se enciende el ordenador.