Game of Thrones S05E02 “The House of Black and White”

Un domingo más, un episodio nuevo de Game of Thrones más. Sé que muchos ya deben de saber lo que estoy a punto de escribir y que, incluso, ya saben mucho más, pero no importa, me gusta la experiencia de ver los capítulos semana a semana. Si quisiera ver todos los capítulos a la vez, estaría viendo Daredevil (que también veo) en Netflix y no HBO.

En fin, ese es tema de otro texto. Concentrémonos en este nueva capítulo de Game of Thrones. Empecemos con la línea argumental que le da título al episodio. ‘La Casa de Blanco y Negro’, que hace referencia a Bravoos y la llegada de Ayra Stark a aquel sitio. Después de que al principio, un viejo misterioso me la batea a la pobre, que se decepciona y decide deshacerse de la moneda que le dio Jaqen H’ghar, la niña intenta querer valerse por sí misma y casi tiene un enfrentamiento con jóvenes bandidos, pero llega de nuevo el viejo misterioso a recatarla y resulta ser ¡Jaqen H’ghar! Volvemos a tener a aquel asesino que ayudó en mucho a Ayra en el pasado. Éste le da acceso a la Casa de Blanco y Negro y… pues hasta ahí llegó lo que vemos de Ayra. Sí, un poco decepcionante, pero la historia dará de qué hablar en lo sucesivo. Además, podemos darnos por servidos con lo que pasa en otros lados de Westeros. Allá vamos.

Jon Snow, ese bastardo que se ha ganado el respeto de todos, vuelve a ganarse un poquito más demostrando el honor que caracterizó a su padre. ¿Cómo? Rechazando una oferta inmejorable de Stannis Baratheon: dejar la Guardia de la Noche y poder convertirse en Jon Stark y heredero de Invernalia. ¡No mames! Supongo que muchos nos emocionamos con la idea de ver a Juan Nieve convertirse en el líder del Norte y encabezar el ataque a Desembarco del Rey. Pero, no, fiel a sus ideales, Snow decide quedarse a cumplir su juramento, pero no todo es malo, después de un gran discurso de Sam, Jon se convierte en el nuevo Lord Comandante de la Guardia de la Noche. ¡Poom! ¿Y qué pasará con Stannis? Se vienen decisiones interesantes para el bastardo Stark, sin duda, de los personajes de los que más espero en esta temporada (espero que no lo maten porque dejo de ver la serie. Bueno, no, pero sí me encabrono).

Ahora vamos al otro lado del Mar Angosto, donde, en Meeren, nuestra amada Khaleesi sigue teniendo problemas para gobernar como ella quisiera. Ahora sabemos que los ‘Hijos de Arpía’ son los ‘maestros’ o dueños, como quieran llamarlos, de los ex esclavos liberados por Khaleesi cuando llegó a la ciudad. Pero ahora los ex esclavos quieren venganza, quieren matar a uno de estos tipos que anda matando por ahí a los Inmaculados. Como nuestra reina es muy justa, quiere realizar un juicio, pero el representante de los ex esclavos decide hacer justicia por su propia mano, así por sus bolas. Cuando Khaleesi se entera, lo condena a muerte y lo ejecuta enfrente de todos. ¿El resultado? Desmadre en la calles entre ex esclavos y los riquillos de la ciudad. Nada bueno se espera de eso. Además, vemos a Drogon, el tercer dragon que no andaba muerto, andaba de parranda. Por lo que percibí de la escena, el dragon fue a despedirse de su madre porque ya no piensa estar más a su lado. ¿Será? ¿O estará listo para partir madres? Espero que sea ésta segunda opción.

Viajemos ahora a Desembarco del Rey, donde nuestra reina regente, Cersei Lannister parece estar perdiendo el control. Primero, recibe una amenaza de Dorne por la muerte de Oberyn Martell y como sabemos, es ahí donde está su hija Myrcella, por lo que le dice a su amante-hermano que sirva para algo y la rescate. La relación entre estos dos empieza a complicarse, pero Jaime acepta la misión de ir por su sobrina-hija. ¿Y a quién creen que se va a llevar de viaje? ¡A Bronn! A quien yo pensaba que ya no veríamos más. Interesante pareja que nos promete muchas muertes sangrientas, sí señor.

Además, Cersei ha perdido el apoyo de su tío, quien no acepta ser un títere más de su supuesto ‘gobierno’, por lo que abandona Desembarco del Rey para regresar a Casterly Rock. ¿Quién protegerá ahora a la reina y su familia? Oportunidad para que los Tyrell empiecen a tomar el control de todo. Por cierto, además de mí ¿alguien más extraño a Margaery Tyrell en este capítulo?

También vemos un poco más de Sansa Malvada, quien a lado de Meñique se ha vuelto una bitch total. Y no podemos si no compadecer de la suerte de nuestra querida Brianne, quien ya encontró a las dos chicas Stark, pero ninguna quiso irse con ella. Bueno, el chiste es que hubo persecuciones en caballos y muertes sangrientas al final de la escena, eso siempre se agradece. Seguimos sin saber a dónde van Meñique y Sansa, pero sabemos que allá a dónde vayan, Brianne los seguirá. Veremos que sorpresas nos trae esta historia.

En otras pequeñas participaciones, tenemos el primer vistazo a Dorne, donde el hermano de Oberyn se niega a declarar la guerra por la muerte de éste a pesar de la presión de la ¿viuda? por obtener venganza. No hubo mucho, pero prometen madrazos. Veremos.

Tuvimos poco Tyrion Lannister y eso nunca es bueno, pero lo perdonamos porque pasaron otras cosas interesantes. Vimos al enano emborracharse por enésima vez camino a Meeren, donde se encontrarán con Khaleesi, pero antes tendrán que hacer una para en Volantis. ¿Alguien recordó que de ahí era la mujer de Robb Stark? Bueno, pues esa será una escala para nuestro querido Tyrion.

Ya escucho a muchos decir: ‘no pasa nada en el capítulo’, ‘estuvo medio equis el episodio’. Si eres de los que dicen eso, entonces no sé qué chingados esperas de Game of Thrones. La serie es eso que vimos hoy: conflictos, muertes, avance en argumentos, nuevas líneas para explorar, grandes diálogos. En fin, creo que fue un gran capítulo y que ya espero con ansías el próximo domingo.

¡Hasta entonces!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.