Game of Thrones S05E08 “Hardhome”

¡Pero qué chingón capítulo de Game of Thrones acaba de terminar! Qué chulada, que maravilla de episodio nos regalaron. Ahora sí regresamos a un nivel importante, como en los mejores tiempos de la tercera y la cuarta temporada. Y no lo digo por la batalla que vimos al final, sino por lo redondo que fue en todos los sentidos. Pero vamos con los pensamientos sobre este capítulo:

  • Imposible no empezar con lo que vimos en el tramo final y miren que cuando vi el diálogo tan esperado entre Tyrion y Khaleesi, pensé que con eso empezaría esta reseña. Pero no, lo que sucedió Más Allá del Muro con Jon Snow, simplemente no podemos dejarlo en un segundo término.
  • Para empezar, qué chigón líder es ese pinche bastardo de Snow, justo como le definió Turmond frente a los demás Salvajes: tiene huevos, pelea bien vergas, es joven, pero con gran liderazgo. Y sí, eso define justo lo que es nuestro querido Juan Nieve. Lástima que es un bastardo, si fuera legítimo, las cosas serían muuuuy distintas.
  • Ah, pero qué pinches necios son los Salvajes. Les están diciendo que tienen una oportunidad de salvar el trasero del destino funesto que les espera y todavía hay algunos que se ponen al pedo. Pero no hay nada como unas palabras adecuadas para hacer cambiar de parecer a la gente. Más que demostrado lo tiene Jon Snow y también Turmond. Respect para ambos cabrones.
  • ¡Qué pinche suerte tiene Jon Snow! Justo cuando acaba de lograr una alianza con el archirival (bueno, la mayoría de ellos) se les ocurre llegar a los Caminantes Blancos. A quienes por cierto, ¡por fin podemos ver partir madres! Ya era hora de que esa ‘amenaza fantasma’ pudiera verse en toda su plenitud. Y vaya que lo demostraron. Para empezar: son un chingo, además de que tienen armas y apesar de, técnicamente, estar muertos, corren y sueltan de madrazos como si nada. Qué zombies de The Walking Dead o de World War Z, los Caminantes Blancos son los nuevos mandones entre los zombies.
Se ven bien rompemadres los Caminantes Blancos
  • Y pues que pinche buena secuencia de acción vimos en el capítulo. Se ha criticado mucho a GoT porque nunca han mostrado una batalla en sus verdaderas dimensiones, que siempre nos han dejado como queriendo más en ese aspecto. Bueno, pues hoy enmendaron lo que nos debían con buenos duelos entre Salvajes y Caminantes Blancos. Además sale un gigante partiendo madres a diestra y siniestra. Y Jon Snow batiéndose en un duelo con uno de los líderes de los Caminantes. Comprobamos también que el Vidriagón es el arma que se puede chingar a los zombies congelados.
  • El bastardo de Snow apenas alcanza a salir con vida de la batalla, pero lo que más me dejó impactado fue ver cómo el líder de los Caminantes con una simple seña hace que los muertos se levanten de nuevo. Oh oh. ¿Cómo carajos le haces para vencer a un ejército que se fortalece de tus propios muertos? Creo que es imposible y por la cara que hace Jon Snow al final, creo que el también se dio cuenta de eso. Westeros, creo que tenemos un problema.
Lo que se ve al fondo es el ejército de Caminantes Blancos. Estás en pedos, Westeros
  • Y ahora vámonos a Meereen donde por fin se da la esperada reunión entre Tyrion y Khaleesi. Lo primero que vemos es cómo el pobre Jorah “Ser Friendzoneado” Mormont es bateado de nuevo por la reina. A pesar de que Tyrion interfiere (y balconea de paso) al caballero, Khaleesi no le perdona que la haya traicionado alguna vez. Ni pedo, cuando la chica ya no quiere saber de ti, ni cómo pinches moverle al asunto.
  • Me encantó cómo Tyrion le dice a Khaleesi: “¿Estar bajo su servicio? Alteza, recién nos conocemos, todavía no sé si se lo merece”. Combo breaker del pinche enano.
  • La conversación entre Tyrion y Khaleesi es una chingonería. Ya sabía yo que un diálogo entre dos de los personajes más fuertes de la serie, sería muy cabrón y con un nivel de inteligencia bastante fregón. No decepcionó. Tyrion le hace ver a Daenerys que no tiene nada que ver con su familia y que ella también tiene cola que le pisen con su historial familiar.
La tan esperada reunión entre Tyrion y Khaleesi.
  • Tyrion y Khaleesi hablan de lo terrible que fueron sus padres, de los intentos vanos de querer matarla a ella, de Varys (¿dónde carajo está?), de los planes de regresar a Westeros. Además, Daenerys ya le dijo que lo quiere como consejero y ya sabemos que ese es el mejor trabajo para el enano. Me gustó la amenaza final de Khaleesi: ella no va a detener la rueda que gobierna Westeros con los Lannister, Stark, Baratheon, Tyrell. No, ella los va a destruir. ¡Chíngale!
  • Como comentario adicional: nuestro Ser Friendzoneado decide volver a entregarse como esclavo para pelear en las arenas. Obviamente quiere impresionar y hacer ver su valor con Khaleesi, al final de cuentas se va a volver un hombre de piedra y su corazón está roto. No tiene nada qué perder.
  • En Desembarco del Rey, vemos a Cersei como nunca la esperaba ver en la vida: madreada, hambrienta, mugrosa, desesperada. Es prisionera y la tratan de la chingada. Como se lo merece, pues. Ya le advirtieron que se declare culpable de sus crímenes, que entre otros son incesto, asesinato, traición, etc., pero pues ya sabemos lo orgullosa que es. Ahora sí, Cersei no puede estar más sola. ¿Llegará alguien a su rescate o le aplicarán justicia? Sea lo que sea, estoy ansioso por verlo.
Ya no te ves tan bien como antes ¿verdad Cersei?
  • Por fin pasa algo medianamente importante con Arya. Después de verla barrer y limpiar cadáveres durante siete largos capítulos, parece que ahora sí la están entrenando para ser una asesina, claro, detrás de falsas historias. Además, me parece que toda va en un sentido de matar para “hacer justicia”, algo así como un antihéroe. Se ve interesante lo que puede llegar a hacer la menor de los Stark, pero todavía falta mucho para que capture mi atención por completo.
Así el look asesino de Arya. Por lo menos ya no barre ni limpia muertos.
  • Y Sansa encaró a Theon. La mayor de los Stark le reclama que por qué la traicionó cuando le pidió que la ayudara. Se nota que a Hediondo le asusta un chingo Ramsay, y con razón después de que le haya cortado las pelotas, y que por eso fue la causa que haya delatado a Sansa: quesque para protegerla de sus chingaderas.
  • Lo bueno es que Sansa no se compadece de Theon, al contrario, le dice que todo lo que le ha pasado se lo merece porque fue un culero con su hermano Robb y con Invernalia cuando la tomó. Además, Theon confiesa que no mató a sus dos hermanos menores y que eran otros chavos. ¿Cambiará en algo esto para Sansa? ¿Buscará a sus hermanos? Interesante ver qué decisiones tomará. Por cierto, qué temporada tan más decepcionante para Brianne, no ha hecho ni madres, sólo mirar al horizonte para intentar ver a Sansa. Mal ahí, GoT.
  • Un breve vistazo al plan de los Bolton para enfrentar a Stannis. Ramsay parece que tiene planeado un ataque sorpresa para mandar un mensaje al Norte de que los Bolton no son pendejones. Veremos si les funciona.

Este capítulo se lo llevó, sin duda, la batalla de los Caminantes Blancos, donde por fin pudimos ver la verdadera amenaza que son. Déjense de chingaderas de ver quién es el Rey legítimo, los madrazos cabrones vienen de esos muertos vivientes. Y además espero mucho de la relación Tyrion-Khaleesi; pueden lograr mucho, siempre y cuando la Reina escuche con atención al enano.

Nos quedan dos capítulos y empezamos a entrar en un estado de depresión-ansiedad. El primero porque ya se va a terminar la temporada y el segundo porque ya queremos saber qué es lo que va a pasar. ¡Maldito Game of Thrones que juegas con nuestras mentes y nuestros corazones! Hasta te pareces a las ex.

¡Hasta el próximo domingo!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Roberto Molina’s story.