Razonable

A cada momento veo a algún líder de opinión encasillar a alguien de algo, como decir “Juan es un demagogo”, pero sólo expresarlo a secas no nos dice mucho, quien quiera afirmar que X persona es algo, primero tiene que definir qué es ese algo desde su perspectiva, porque en muchas ocasiones las definiciones cambian según la perspectiva y las de la Real Academia Española quedan cortas, un demagogo es quien hace la práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

Luego de afirmar que “Juan es un demagogo” y explicar qué entiende él por “demagogia”, tiene que presentar claros ejemplos de las acciones realizadas por quien acusa de demagogia para ver si encajan en esa definicion, por ejemplo; “Juan busca el voto de mujeres diciendo lo que las feministas quieren oír en cada discurso”, eso es ser una persona razonable, o solía serlo.

Igualmente sucede cuando alguien dice que existe un argumento errado sin presentar mayor explicación de por qué está errado, tanto para afirmar algo como para contradecir algo es necesario presentar argumentos sólidos, no sólo dar por sentada la propuesta, presentar argumentos sólidos como base a un argumento es de nuevo, ser una persona razonable.

Siempre es importante al momento que al momento de hacer una afirmación esta se haga con uso de razón y presentando evidencia que respalde la afirmación, de lo contrario sólo se cae en prejuicio, como sucede cuando se perpetúan afirmaciones místicas, esas que siempre van sin evidencia contundente, casos como “las mujeres ganan menos que los hombres en los mismos trabajos”, o “el problema de la política es el populismo” sin dejar el clásico “si no estás de acuerdo conmigo, sos machista”, al final tanto grupo que para cayendo en prejuicio, como el feminismo que en cada afirmación que hace pretende tener el monopolio de la verdad en vez de exigir que sus argumentos sean puestos a prueba… eso sólo sucedería si se tratara de discutir de forma razonable.