El nuevo cine puertorriqueño como herencia cultural del relajo

I Introducción

A través de la historia la identidad puertorriqueña se ha refugiado en el relajo y la bullanguería, por eso no es extraño que el cine joven puertorriqueño más exitoso se caracterice por ser vacilante y carente de seriedad. Un país dominado mediáticamente, donde la oferta y la demanda son las normas, evidencian esta postura, por lo que se muestra un imperativo categórico en el cine joven puertorriqueño. Por otro lado, veremos como las necesidades de los hacedores de cine sumergen a los productores a producir filmes que les aseguren su pecunia.

Metas y Objetivos:

  • Entender los procesos históricos por los cuales los puertorriqueños se han influenciado a través de la historia.
  • • Explicar al detalle la identidad cultural puertorriqueña.
  • • Identificar las demandas en el mercado del entretenimiento.
  • • Comprender porque el cine imperfecto puertorriqueño se transforma en uno perfecto.
  • • Internalizar porque los puertorriqueños prefieren el relajo y la comedia fílmica antes que cualquier otro género.
  • II Repaso de Literatura
  • A través de la historia, filósofos e historiadores han debatido sobre la verdad. Hasta la figura más grande del cristianismo, según su discípulo amado, nos dijo una vez: “la verdad os hará libres”, (Valera, Cipriano; de Reina, Casiodoro, 1960, p. 1688) pero, ¿qué es la verdad y de qué nos libera? ¿Acaso no es una reconstrucción de alguna interpretación de textos o sucesos del pasado desde el punto de vista del victorioso, o son sucesos a priori que en Derecho llamamos los hechos? (Kant, Manuel, 2007) Tal vez ambas vertientes estén en lo correcto, pero en el cine joven puertorriqueño el relajo se muestra con los hechos, como un imperativo categórico de naturaleza kantiana que nos ha perseguido desde el muy poco conocido siglo XVIII. Entonces te preguntarás, ¿cómo es el cine joven puertorriqueño? Pues ese es un tema que partiendo de los hechos, el contexto cultural e insular voy a explicar.
  • Puerto Rico siempre se ha caracterizado por ser un archipiélago dominado, donde su gente, a través de los siglos, ha carecido de recursos y de buena educación en su generalidad. (Ortiz Santini, Francisco, 2011) Es notable que en quinientos años de existencia, haber tenido dos de los imperios más poderosos de la historia sobre nuestro yugo sin duda alguna socavaría el espíritu de la nación puertorriqueña hasta nuestros días. Las grandes diferencias entre las clase sociales, que en aquellos tiempos eran entre blancos españoles, criollos y esclavos, llevaron a los primeros a dominar las clases inferiores por su conocimiento literario y poder adquisitivo. Así que para burlar la autoridad blanca española, surgió un fenómeno entre las clases pobres llamado “el relajo” (Ortiz Santini, Francisco, 2011). El relajo no era más que una burla a la clase autoritaria, con el fin de ridiculizar a esos que se han querido llamar “virtuosos” y “personas de bien”.
  • Ahora bien, ¿cómo afecta el relajo al cine joven puertorriqueño? Pues lamentablemente en Puerto Rico no existe una industria de cine como tal que represente a la nación como en otros países, esto por ser opacado por Hollywood y las industrias estadounidenses, pero si existen corporaciones independientes que se han encargado de producir algunos filmes en los últimos años.(Ramos Perea, Roberto, 2008) Si te preguntas cuales han sido las películas más taquilleras de la pantalla grande, sin duda alguna son aquellas de comedia y vacilón que representan el relajo del que les hable al principio. Sino pregúntate como “Los domirriquenos” han recaudado 1.2 millones de dólares, convirtiéndose en la película más taquillera del cine puertorriqueño. (Brugueras, Melba, 2015) Películas que nos muestran, quizá, uno de los legados más importantes de Miguel de la Torre: “el baile, la botella y la baraja”; aquellas costumbres que mantienen a las masas silentes fuera de todo cuestionamiento que funciona como un tipo de catarsis griega al espectador. Estas funcionan como el melodrama y el teatro político que se dio en la Francia de Napoleón Bonaparte (Rubio Jiménez, Jesús, 1989), pero con la función contraria, la de mantener al pueblo sumiso en el mismo relajo.
  • En la Antigua Grecia ya existía el relajo, tan era así que tenemos a un Aristófanes con su Lisístrata, y otras obras que burlaban la autoridad de los atenienses. El cine joven puertorriqueño que ha arrasado en las taquillas ha funcionado como medio de escape a la frustración, donde las sonrisas y carcajadas son más importantes que la realidad. (Rivera, Nelson, 2014) Puedes tomar como ejemplo “Qué Joyitas” o “Los Domirriquenos”, filmes que a pesar de ser comedia y medios demagogos en su estilo, pueden ser tan virtuosos como Julio García Espinosa nos habla de su cine imperfecto. Así que estos filmes, de alguna manera u otra, si muestran el contexto de la realidad a su manera. (García Espinoza, Julio, 2010)
  • Como había mencionado antes, la escases de recursos siempre ha estado presente en la sociedad puertorriqueña, así que las corporaciones de cine no están eximidas. Vemos leyes y políticas públicas que fomentan la inversión extranjera, que de cierta manera discriminan contra los cineastas nativos. (Ortiz Jiménez, Juan, 2007) Algo que el contexto histórico, partiendo de la segunda mitad de siglo XX, ha estado muy presente en la sociedad puertorriqueña. (Denis, Nelson, 2015) Así que producir filmes taquilleros, en preferencia con el interés de la generalidad puertorriqueña, es una opción para sobrevivir, porque no sería lo mismo producir un filme sobre Hostos y la Liga de los Patriotas a producir una comedia como “Mi Verano con Amanda”, donde Natalia Rivera aparece en traje de baño junto con otras dos actrices. Es ahí donde aparece el problema fundamental del interés de la sociedad en general, porque aunque algunos dicen que Puerto Rico carece de una identidad para producir un cine puertorriqueño, (Almodóvar, Ronda, Ramón, 2011) yo creo que ya existe, pero muchos académicos se resisten a aceptar.
  • Así que demostraré porqué la gente prefiere un cine en el contexto del relajo antes que ver un cine más serio. Por esto, y la crisis económica por la que atraviesan los hacedores de cine, se han tenido que limitar a producir lo serio como documentales, tal y como lo hacía Viguié. a mediados del siglo XX, (García, Joaquín, 2008) y producir más comedias y vacilones con los mismos embajadores del relajo de los medios puertorriqueños. Este ha sido el imperativo categórico más exitoso en la cinematografía puertorriqueña, por el cual las corporaciones privadas se ven obligadas a sobrevivir. Con esta verdad que respalda a los hechos, seremos libres de entender el cine joven puertorriqueño.

III Metodología

Esta monografía tiene como objetivo explicar de manera cualitativa el escenario puertorriqueño que influencia el cine joven de nuestros días. La búsqueda ha sido cuidadosa y rigurosa a la hora de aplicar recursos del internet, de bases de datos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, libros, revistas y diarios especializados.

El uso de los artículos de internet ayudan a explicar el contexto histórico de Puerto Rico, por lo que esta monografía es reforzada por documentos de autores, teóricos y hacedores de buena fe que aportan a la teoría cinematográfica en general, siendo de suma importancia e influencia en nuestro cine puertorriqueño.

Teóricos

• Joaquín García: Economista y relacionista público puertorriqueño graduado de la Universidad de Puerto Rico. Centró su carrera en el cine y la planificación. Fue autor de guiones para documentales y cortometrajes.

• Julio García Espinoza: Director de filme cubano, teórico y autor de “Por un cine imperfecto”.

• Roberto Ramos Perea: Dramaturgo, profesor, actor y Director Ejecutivo del Ateneo. Autor de “Cinelibre: Historia Desconocida y Manifiesto por un Cine Puertorriqueño Independiente y Libre”.

Procedimiento

• Búsqueda de revistas especializadas como 80grados.net y la Revista Cruce.

• La búsqueda de. artículos de teóricos de cine como “Por un cine imperfecto” de Julio García Espinoza, entre otros.

• La construcción de la tesis a presentar.

• Analizar las referencias y hallazgos presentados para reforzar hipótesis y llegar a conclusión.

IV Hallazgos y Conclusión

Partiendo de lo presentado, hemos encontrado que el cine joven puertorriqueño está influenciado de fenómenos culturales que llevan vagando en la sociedad puertorriqueña desde el distante siglo XVIII. Estos fenómenos se han expresado en lo cotidiano y el cine no es la excepción. Debido a la realidad puertorriqueña del dominio, la opresión y la pobreza por las metrópolis, estos han optado por no coger en serio sus desdichas.

Esto queda manifestado en el cine del relajo cuando, como arte, es en el donde se expresan los sentimientos encontrados entre todos los puertorriqueños. La comedia, el relajo y la bullanguería han sido los medios más cómodos y eficaces para llevar este mensaje entre las masas puertorriqueñas populares al ser mayoría. Como fundamento, la evidencia taquillera respalda la realidad.

En el relajo, el contexto puertorriqueño siempre se ha caracterizado por la bullanguería y lo vulgar, donde en filmes como “Chona, la puerca asesina” del Productor Luis Vigoreaux hijo, se presenta la realidad puertorriqueña del jíbaro, la gente del caserío y de la clase alta. Estos estereotipos siempre son explotados en los filmes puertorriqueños porque nos representan como sociedad. Aunque este filme se produjo en los 90’ no deja de estar lejos del cine de nuestros días, donde estas personalidades sociales son explotadas. Así que en conclusión, aunque Puerto Rico carezca de una industria de cine, podemos decir que la identidad cinematográfica está latente en el relajo.