5 estrategias para una startup llamada Azuline .

En el camino del emprendimiento se encuentran finitas dificultades. Desviarnos de los

objetivos, las estrategias y la propuesta de valor puede iniciar la caída del imperio construido. Las más propensas a caer en la desorientación son las start-up tecnológicas o sociales, incubadas o aceleradas, porque el reto de romper lo convencional y exponer una idea disruptiva en el mercado son ellas.

Steve Blank resalta que los primeros años de las start-up padecen de miopía o en extremo pasan por un sendero oscuro al desconocer al cliente, el mercado, el estilo de organización a ejecutar y más. Empero, existen 6 estrategias de innovación y tecnología aplicado a los negocios y para reflejar la simplicidad en su formulación lo aplicaré a una startup en el que trabajo. Azuline tiene 4 meses de existencia y se encuentra en el sector electrónico que soluciona problemas cotidianos y banales pero que aquejan a pobladores de Marruecos como el pueblo de Tumbes, Perú.

La primera estrategia es definir claramente las metas y objetivos de la innovación en el producto. Azuline ha incluido en uno de sus portafolios de producto un tomacorriente con un sistema inteligente que se activa únicamente con el contacto de un enchufe evitando peligros de electrocutación y su objetivo a largo plazo es ingresar con mayor facilidad al mercado de américa del sur en los próximos 3 años.

La siguiente es unir coherentemente y en forma total todas las metas del negocio. Cuando una de las ideas disruptivas se materializó en un producto se avizoraron muchas metas que en el transcurso no se tomó en cuenta, una de ellas fue trabajar con técnicos y obreros de construcción para ser conocidos en nuestros clientes, que fue descartada temporalmente al considerarlo incipiente en la etapa que vivimos, más es crear experiencia en el cliente en cada proceso y actividad que realicemos. Uniéndola a la meta del primer ítem se consolidaría y complementaría para su eficiente alcance.

Enfocarnos en las estrategias y esfuerzos oportunos para establecer prioridades y reunir esfuerzos para cumplir nuestros objetivos plasmados a lo largo del desarrollo de cada proyecto, es una tarea del día a día que nos direccionará hacia la sostenibilidad.

La cuarta estrategia es el aprovechamiento de los recursos. Nosotros hemos optado por la multidisciplina en las personas que nos colaboran en las diferentes áreas, siendo autodidáctas y apasionas con su trabajo, además como el presupuesto es reducido y no contamos con recursos económicos para emplear a profesionales de gran trayectoria, una de las estrategias es trabajar con AIESEC para reclutar a estudiantes universitarios del extranjero que dentro de sus planes sea realizar pasantías o prácticas pre-profesionales en una start-up tecnológica.

Plasmar cada etapa en una hoja de ruta para detectar alguna falla o puntos claves para las decisiones futuras a tomar. En los primeros meses como equipo nos equivocamos al crear una necesidad con el invento presentado dejando por alto las reales falencias, problemas, deseos y necesidades de nuestros consumidores, sin conocerlos a profundidad, más en la actualidad utilizamos herramientas que mezclan los hallazgos encontramos de las encuestas y otros estudios con los objetivos, metas y estrategias a ejecutar.

La última es compromiso a largo plazo, que es la convicción de que el equipo ha sido conformado únicamente para solucionar cualquier problema que la gente pueda tener, significa la completa entrega a escucharlos y hacerlos el centro de las decisiones.