Equipo Bravo: Diario de a bordo número 6.

Empieza un nuevo día aunque para nosotros sea el último. Tras un café mañanero como si fuese casi un “take away”, el nuevo equipo sale rumbo a Diavata, mientras nosotros nos encargamos de la logística: recados, alimentación, etc…

Para comer, hoy nos toca algo verde y saludable para darle una tregua al estómago, que va bien servido de fast food. After lunch, directos a Kalochori Camp, en donde hemos conseguido la preciada lista de mujeres embarazadas gracias a Diane, una voluntaria independiente muy maja y efectiva. Nos explicó que allí tienen un espacio reservado para las mujeres en donde les enseñan técnicas de preparación al parto, así que nuestra próxima visita se coordinará cuando terminen dichas clases para que la difusión entre ellas sea máxima.

Una vez finalizado el trabajo en Kalochori Camp, nos dirigimos hacia Kordelio-Softex, donde nos esperaban con ansia para continuar nuestra labor asistencial. Allí, no sólo iba a ser trabajo; como siempre, también hubo espacio para la diversión y los juegos, y aunque con mucha tristeza y pena, nos tocó el turno de las despedidas. Esto seguro que no es un adiós, sino un hasta luego.

Inés y Harold.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.