Equipo Golf: Diario de a bordo número 2_1

Fue difícil levantarse esta mañana. Desayuné con el equipo y después nos fuimos en el coche que tuvimos que alquilar debido a la avería en la ambulancia, lo cual es complicado porque cada semana visitamos muchos campos.

Hoy fuimos a Vasilika y llevamos material médico en el coche. Al llegar al campo, buscamos un sitio que pudiésemos usar para llevar a cabo nuestro trabajo. Encontramos un cuarto — perteneciente a ACNUR, estaba vacío.

Nos instalamos en ese cuarto, pero traíamos tantas cosas que le pedí a un refugiado un colchón; nos ofreció uno, y pudimos empezar a trabajar. Tuvimos un caso especial: una mujer. Venía de otro campo, quería que le hiciésemos un reconocimiento y así lo hicimos.

Después fuimos al mecánico a llevar la ambulancia, tras lo cual volvimos a casa a que cocinase para mi equipo. El equipo siempre disfruta de mi cocina. Media hora después, y con el tiempo justo, acabamos de comer y nos vamos a Softex. Según llegamos llamo a una mujer que está sangrando y pide nuestra ayuda. Le damos tratamiento y después atendemos a muchas personas.

Cuando terminamos el trabajo, Zakarias pone en sus altavoces un regalo para mí y Rowing Together: es una canción palestina. Bailamos todos, todos nosotros, todos los del campo. Es un momento mágico que me hace recordar mi último día en Palestina, cuando mis amigos y mi familia celebraron una fiesta en mi honor cuando decidí marcharme, y todos bailamos y cantamos juntos esas canciones.

Mohammed.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rowing Together NGO’s story.