Equipo Golf: Diario de a bordo número 4

Dibujo de un niño

Me he levantado como terminé ayer, sin palabras, otros lo llamarían shock. Al llegar al primer campo de la mañana Derveni, he puesto en perspectiva “Softex”. Pese a la gran ayuda de Zacarías y el maravilloso poder del altavoz, ahí hay mucho por hacer y todo bastante complicado.

Retomando la jornada de hoy, creo que puedo decir sin exagerar que el improvisado taller de pulseras ha sido un éxito. Tanto niños como niñas, de todas la edades, e incluso algún adulto, que nos han ayudado, han participado. Además, se han quedado con un recuerdo, otro que no sea malo del campo.

La mañana es larga, da para visitar otro campo pero no hacemos falta. Llevan un control sanitario decente y hay una escuela. De hecho, coincidimos con otra voluntaria española que nos explica la realidad del lugar.

Tras reponer fuerzas, ponemos rumbo a Vaiochori. Allí la toda la población es de Irán o Afganistán, ah! Y un hombre de Pakistán, su nombre es “Essan”? aunque quizás en todos los pueblos de La Rioja en los que estuvo trabajando años lo conozcan por un nombre más coloquial. Él tuvo que volver hace unos años a su Pakistán natal porque había fallecido su padre,y ahora lleva otros tantos intentando volver a España. Suerte amigo.

Taller de pulseras

Alli hemos jugado con los peques, aunque lo que más les ha gustado es dibujar. Todos dibujan la bandera de su país, alguno más mayor su casa o partes de su odisea, quizás ya no lo diferencien, más de uno ha pasado más tiempo viajando que en su lugar de origen.

Volvemos a casa, tras hablar con muchos niños y adultos que dan sentido a nuestra presencia. Solo espero que algún día sobremos.

Un saludo.

Alba

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.