Equipo India: Diario de a bordo número 4.

Hoy llovía en Tesalonica. Al principio de la mañana la lluvia era suave pero luego se convirtió en aguacero. En Softex los niños saltaban en los charcos como todos los niños del mundo. Las mujeres con cepillos intentaban que el agua no entrara en la nave donde estan las tiendas y el agua corría bajo la ambulancia y llegaba formando un charco enorme donde los niños agolpados uno contra otro pintaban con Maria disputándose los lapices de colores.
Las tiendas del exterior han tenido menos suerte. Con palas los hombres han hecho regatos para que corra el agua y no inunde las tiendas… Al fondo el canto llamaba para la oración de la tarde.

Softex es conflictivo, sucio, caótico, masificado, denso, pero también es tierno y entraña. Los niños nos abrazan, “my friend, my friend” cuando llegamos. Solemos comer un falafel en la nave mientras organizamos como podemos la consulta.

La vida sigue dentro… las mujeres limpian las jaimas… los barberos cortan el pelo a chicos y grandes.. Y la vida sigue… Me pregunto a donde sigue y si seguirá, Que será de Ula y de Rana y Mohamed, que será de Sara? Que sera de todos ellos? Como se irán rompiendo sus sueños y sus esperanzas? Y el sentimiento es de un inmensa e infinita tristeza, de una inmensa e infinita impotencia.

Angels

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.