A Él.

Dos años, un mes, dos días.

Recuerdo ese día tanto como no quisiera recordarlo. Estabamos juntos, estabamos tristes. Yo no quería partir, y yo partía, y yo pensaba “quiero volver”.

Y te dirigí la mirada y me estabas extrañando con los ojos abiertos, a dos metros de mí. Yo partía y yo sentía que te dejaba. Mi corazón no aguantaba, y más de prisa me fui.

Recuerdo estar pidiendo un turno, recuerdo salir sin concretarlo, recuerdo ir llorando, recuerdo la fatiga, me recuerdo respirando, porque el aire se me iba, recuerdo el pecho apretando, recuerdo mi saliva, recuerdo mis “mentira” recuerdo que llegaba, recuerdo que te vi.

No sirvieron mis lágrimas como hacen creer los cuentos de hadas. No sirvieron los intentos como muestran en E.R., no sirvió que te gritara y te maldiga por la rabia que sentía, por no estar mientras morías.

Yo quería, yo sabía, yo sentía que debia (quedarme).

Solo me quedan las preguntas de los que viven en agonía.

Dos años, un mes, dos días.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.