¿Deben desaparecer las ediciones impresas?
Dolores Carbonell
104

Este es solo transitoriamente un tema de generaciones. Me temo que llegará el día en que la gente no podrá extrañar lo que nunca tuvo, en este caso el placer de combinar el tacto de la página con el aroma del café. Avanzar hacia adelante y atrás de una revista con delectación. Buscar la página donde suele escribir tal o cual columnista consentido.

Pronto, el placer de la lectura del libro y la revista como objetos será vicio exclusivo de una elite que podrá pagar más por el placer oculto de leer en papel y almacenar densos volúmenes.

Quizá no importa, pero temo que la digitalización le está quitando sensualidad a muchos de nuestros placeres.