Proyecto con consecuencias

Gran Misión Vivienda Venezuela

El ejecutivo aseguró que con la aprobación de la Ley de Propiedad propuesta por la MUD, se eliminará la misión social que creó el Gobierno

Debido a la gran preocupación que tenía el ex presidente Hugo Chávez en materia de viviendas y hábitat por el “desastre” que dejó la Cuarta República, nace en el año 2005, la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) en conjunta con otras misiones sociales encargadas de darle la comodidad que las personas requieren para su buen vivir. Sin embargo, el proyecto con su buena causa, trajo consigo una serie de consecuencias desfavorables para el país a nivel económico, social — y por qué no — en los principios ciudadanos.

En lo económico

El ingreso de dinero que obtiene el país por el petróleo cada vez se reduce más, casi llegando al punto de producir obteniendo tan solo $3 de ganancia por barril.

El Gobierno mantiene su posición de querer seguir subsidiando la ejecución del proyecto proponiéndose para este año la creación de 500 mil viviendas más, suponiendo esto un gasto de gran tamaño, sin mencionar los materiales que desaparecen por arte de magia para la creación de estas.

En lo social

Este factor, como muchos otros, ha traido como consecuencia que el país no termine de afinar para cumplir el objetivo de ser una potencia mundial. Meta que se fijó durante la gestión de Hugo Chávez.

La creación de la GMVV ha hecho que el hampa tenga su apartamentico en estos cómodos espacios que estos antisociales, más que su vivienda, convirtieron el ambiente construido para el buen vivir de personas que necesitan un hogar, en trincheras de contrabando de drogas, almacén de armas de corto y alto calibre, — y para colmo — hasta para garaje personal, llevando sus vehículos de dos ruedas a través de los asensores hasta sus apartamentos diariamente. Todos esos elementos mencionados denunciados por los mismos beneficiados por la misión social.

Entre otras quejas, toma protagonismo la inseguridad en la que conviven los habitantes azotados por los delincuentes residentes.

El ajetreo y la comodidad que les place todo este beneficio de personas en la cual el Estado solo se encargó de tomar cartas en el asunto con la creación de la ahora desaparecida Operación para Liberación del Pueblo (OLP) que tuvo el resultado de más de dos mil personas aprehendidas, 127 mil grupos criminales y un total de mil 490 viviendas utilizadas por los delincuentes, reseñó Últimas Noticas en una investigación realizada para agosto 2015. Se dijo también que las acciones continuarían para este año.

Hasta ahora, no se le ha dado la importancia que requiere hacer frente en materia de seguridad social que establece la Constitución en su artículo 55 que reza: “Toda persona tiene derecho a la protección por parte del Estado a través de los órganos de seguridad ciudadana regulados por ley, frente a situaciones que constituyan amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes”. ¿Está basado este artículo en el marco legal de este proyecto? La respuesta es más que obvia.

En principios ciudadanos

La cultura que moldeó el modelo “socialista productivo” implementado desde hace 17 años causó que los venezolanos se acostumbraran a lo fácil, rápido y cómodo. Como consecuencia, acostumbró a la población a los constantes “regalitos” que le ha hecho el Gobierno. Desde tablets, electrodomésticos , entre otras.

La visión capitalista que con tanto esfuerzo ha querido erradicar el Gobierno, solo hizo crecer la ambición de llegar obtener las cosas por “rebuque” y no con su trabajo ejercido de manera profesional adquirido luego de años de preparación para hacer crecer al país y obtener lo que quiere por sí mismo, como muchos anhelan.

¿Potencia del siglo XXI? Bien lejos. Una sociedad moderna no debe vivir de colas, ni de desesperadas ventas informales para obtener mayor sustento económico para el buen goce del derecho que tenemos.

Yo te la doy, pero no es tuya

La propuesta que estaba en la agenda de los diputados opositores sobre la Ley de Propiedad para los beneficiados de la GMVV fue aprobada en primera y segunda sesión.

Según el parlamentario Julio Borges del partido Primero Justicia, este es el primer paso para “democratizar la propiedad” y que el Gobierno no sea el “absoluto dueño de todo”.