Quo Vadis, PSOE?

Quiero dejar claro que Pedro Sánchez Castejón NO es santo de mi devoción, NO lo es, NO lo fue cuando las primarias y NO lo era cuando yo militaba en el PSOE y él andaba en el consejo de administración de Caja Madrid. NO lo era, NO lo es, NI lo será. Bajo mi punto de vista debería haber aceptado la responsabilidad en los varapalos electorales, aunque la crisis electoral del PSOE no venga de ahora, él sólo la ha arrastrado y, hablando de todo un poco, con mucha ayuda del caso ERE andaluz; debería haber aceptado la responsabilidad del fiasco con Ciudadanos, aunque sé, me consta, tengo claro que tener que acostarse con la derecha no fue sólo cuestión suya, gran parte fue por imposición precisamente del sector susanista en el Comité Federal… pero dicho todo lo anterior, si me dan a elegir entre él y Susana Díaz tengo muy claro que no quiero a la heredera de Chávez y Griñán, no sólo por la percepción que los ciudadanos tienen de ella, hoy más -tengamos claro que mucha de la responsabilidad de las malos resultados que el PSOE ha tenido en la España fuera de Andalucía los últimos tiempos van de la mano del caso ERE, y dentro de Andalucía no ocurre porque existe un clientelismo evidente que es vox pópuli dentro del PSOE, pero no de ahora, desde los tiempos de Chávez, buena muestra es Don Javier Aroca-, tampoco la quiero porque sé de dónde viene, cómo ha llegado y dónde quiere ir. NO engaña a nadie y dentro del PSOE menos.

Una vez dicho esto…

Quisiera explicar a la inmensa mayoría de los españoles, que no tienen ni la más repuñetera idea de cómo funciona el interior de los adentros internos del PSOE -ni falta que les hace-, que, con variaciones mínimas, pero mínimas, mínimas, mínimas, sus estatutos no varían demasiado de aquellos que se aprobaron en la primera década del siglo XX, por mucho que se hable de la reforma de Estatutos que el Comité Federal ratificó el 5 de septiembre de 2015 y que salió de las resoluciones del Congreso Federal de 2012 y de la Conferencia Política de 2013, lo cierto es que esas mínimas reformas, bastante descafeinadas, se venían arrastrando y resistiéndose a aprobar desde el Congreso Federal de 2008 y la Conferencia Política del mismo año… lo sé porque yo estuve en ambos.

Para que lo entiendan, al PSOE de hoy día le ha costado casi 10 años aprobar unas reformas mínimas, pero mínimas, mínimas, mínimas, que ya venían de un congreso y una conferencia política de casi una década atrás y que, además, para disimular, dicen que salen del Congreso extraordinario y la Conferencia política posterior, cuando vienen de más atrás.

Es probable que mucha gente piense que el interior del PSOE funciona de forma dinámica, tal vez porque hoy están más acostumbrados a lo que ocurre en Podemos e Izquierda Unida, donde cada vez que pasa lo que sea sólo hay que entrar en Plaza Podemos, Foro IU, o cualquiera de las redes sociales y se puede discutir, e incluso votar cualquier cosa que, después, vemos plasmada en programas, iniciativas, etc, ojo, sin necesidad de estar afiliado.

Pues lo siento, en el PSOE no es así, es más, estar afiliado no significa que tu opinión cuente a la hora de crear programas, o impulsar iniciativas, ni siquiera a nivel local -repito, yo he sido secretario de comunicaciones y nuevas tecnologías en una agrupación local y miembro del grupo de trabajo de Sanidad en una ejecutiva regional, sé lo que digo-.

Desde hace mucho se intenta vender que el PSOE es internamente muy democrático, pero lo cierto es que si su funcionamiento hubiera que compararlo con algo podríamos hacerlo tranquilamente con el Partido Popular, en todos los sentidos, incluso en el uso de la imposición a dedo de gentes varias, que le pregunten, por ejemplo, a los militantes del PSM -y ya te puedes poner a hacer el pinopuente, Antonio Miguel Carmona, pregunta a Tomás-, o del PSG.

Para que nos entendamos, Don Fernando Berlín lo decía el otro día con todas las letras, quien entienda que las declaraciones de Felipe González antes del golpe de Estado en el PSOE son una cosa puntual y sin intención alguna es que no ha entendido nada. Pero quien llamó al pan, pan y al vino, vino fue el señor Alcalde de Valladolid, Don Óscar Puente, aquí no se trata de que una ejecutiva sea personalista, se trata de forzar una abstención del PSOE en el Congreso que facilite el gobierno de Rajoy, ¿Por qué? pues para que se apruebe el techo de gasto que tanta falta hace a Guillermo Fernández Vara, García Page, Lambán, Javier Fernández y Susana Díaz, y luego, pues bueno… luego que la heredera del caso ERE se erija como salvadora del PSOE, aunque después de lo que ha hecho ahora no sé como pretenderá hacerlo.

Hablemos claro, porque es muy simple, ahora mismo hay “socialistas”, dando un golpe de Estado en el PSOE porque su ejecutiva estaba planteándose llegar a un acuerdo de gobierno con el resto de la izquierda española, incluyendo a los partidos independentistas y nacionalistas del resto del Estado, y que dicho acuerdo se sometiera al respaldo de la militancia, tal y como otros partidos de la izquierda española hace… a esto de dar un golpe de Estado estos “socialistas” lo llaman “democracia”, a lo que quería hacer la ejecutiva, que voten los militantes, el señor Ibarra, al que el presentador de Al Rojo Vivo, Don Antonio Ferreras, le otorga capacidad de autoridad moral dentro del PSOE, lo llama personalismo, afán de protagonismo e imposición… es decir, golpe de Estado = democracia y que la militancia vote = imposición, así de triste.

Este golpe de Estado se hace para que se acelere aprobar el techo de gasto para que unos señores tengan más holgado ser reelegidos en sus Comunidades Autónomas absteniéndose en el Congreso para dar el gobierno al Partido Popular pasando por encima de unas siglas centenarias, o que el PSOE intente una alternativa de gobierno con el resto de la izquierda. ESTA es la disyuntiva y lo saben los militantes, lo saben los votantes y, como dije antes, lo saben la inmensa mayoría de los ciudadanos, incluso aquellos que votan al Partido Popular.

No voy a decir nada sobre qué dicen los estatutos en cuanto a lo de la dimisión de la mitad más uno de la ejecutiva federal, no hace falta, los estatutos son públicos y cualquiera puede leer que NO existe la opción de que la ejecutiva federal saliente sea sustituida por una gestora…

NO ESTÁ en los Estatutos y para leerlo no hace falta que la Comisión de Garantías se reúna, es más, a la propia Susana Díaz el subconsciente le ha jugado una mala pasada cuando dice que quiere el Congreso, ese mismo que no quería y que ha provocado con este intento de golpe de Estado, pero lo quiere cuando a ella le salga de los ovarios, es decir, cuando ya haya gobierno en España y esta, QUEDE CLARO, es la razón de este golpe de Estado dentro del PSOE.

Y La solución es muy simple; Felipe González, Ibarra, Bono y Zapatero quieren que el PSOE se abstenga para que Rajoy y el Partido Popular gobierne, pues que Susana Díaz diga de forma clara, contundente y cristalina qué quiere ella. Que lo diga y saque de dudas a la militancia, a los votantes y a los ciudadanos, andaluces incluidos.

P.D.
Quisiera dedicarle unas palabras al señor Felipe González.

Verá, Don Felipe, yo entiendo que usted tenga sus preferencias para la secretaría general del PSOE, pero lo que nadie puede entender es que usted, que lleva viviendo de la sopa boba en el Consejo de Administración de una empresa precisamente porque ha sido Presidente del Gobierno, aprovechando la puerta giratoria de la que se han aprovechado todos aquellos que han tenido responsabilidades de gobierno en España, en muchos casos gracias a vender el país al peso, pretenda tener autoridad moral -sí, sí, autoridad moral, Don Antonio Ferreras-, con respecto a lo que ocurre, ya no sólo en el PSOE, sino lo que ocurre en España. Usted hace tiempo que es ciudadano español de rebote y cada vez que abre la boca me da vergüenza ajena, porque, como socialista, como ex militante y como español, cada vez que lo oigo me hace sentir que vivo en ExpañaZ… más aún.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated SBMontero’s story.