Indonesia es sagrada en Bali

Es la única de las 3000 islas de este país musulmán que practica la religión hindú, rituales y ofrendas incluidos

DENPASAR, Bali (El País, de Madrid).- Bali es un mito viajero. No sólo para parejas en luna de miel, ávidas de emular a Mick Jagger (quien se casó en Ubud a principios de los años noventa) y a otros famosos del corazón (algunos con apellido español, como Alejandro Sanz).

Esta isla algo es una de las 3000 que componen el mosaico de Indonesia. Pero es una isla peculiar: la única de religión hindú (en un entorno musulmán), con un hinduismo a su vez muy liberal (venden y comen carne de vaca), impregnado de un animismo primordial: las montañas, los ríos, los árboles, todo es sagrado. Las ofrendas se prodigan no sólo a los dioses, sino también a los espíritus de los antepasados, las fuentes, los bosques y los caminos; a los genios benéficos e incluso a los malignos.

No hay en Bali una sola casa que no tenga su altar doméstico, no hay un solo puente o cruce de caminos sin ofrendas a la vista, ni un solo arrozal sin la escueta capillita donde depositar, tres veces al día, una bandejita de palma con arroz, pétalos de flores y barras de incienso. Toda Bali es un espacio sagrado, y las ofrendas llegan a acolchar las pisadas, como las hojas caídas en un jardín otoñal. Esto no lo entendieron del todo los turistas australianos que convirtieron parte del sur isleño en reino del sun, surf and fun (sol, surf y juerga). En Kuta (al sur de la capital, Denpasar), Nusa Dua, Benoa y otras islas-satélite, el ambiente playero es similar al de otras rivieras turísticas donde el termómetro no baja de 25°C. Deportes acuáticos, vida nocturna, restaurantes cosmopolitas, resorts de ensueño, tiendas y más tiendas.

El resto de la isla -es decir, casi toda- es otra cosa. A pesar de ser relativamente chica parece un mundo. Moverse por las precarias carreteras del interior consume mucho tiempo, pero ofrece más a cambio: será difícil no encontrarse cada día con alguna procesión de campesinos, alguna ceremonia o rito funerario. La incineración es particularmente festiva, con torres en forma de toro y gran profusión de banderolas ceñidas a cañas de bambú, como llamas gualdas (símbolo de sacralidad) y albas (símbolo de pureza). El sonido de algún gamelán (orquesta tradicional de percusión), junto con el humo del incienso y el destello de colores convierten cada instante en una burbuja mágica.

Esta atmósfera se respira de forma intensa en Besakih, el lugar más sagrado de Bali. Allí, bajo el volcán Agung, se escalona una suerte de ciudad santa, con docenas de templos apretados, con tejados superpuestos. Los domingos, aquello se convierte en una piadosa kermés. Familias enteras, con trajes de fiesta y granos de arroz adornando las mejillas, suben ordenadamente hasta alguno de los recintos, presentan las ofrendas y cumplen con sus rezos; despachan después las dádivas, junto con otras viandas, esparcida la parentela en corros por la hierba, a modo de picnic.

Hay otros enclaves sagrados no menos cautivantes. En el lago Batran, bajo cumbres enredadas con las nubes, un racimo de templos se adentra en el agua. Tanah Lot tienen patentados los mejores atardeceres de Bali.

Cuando el primer navío europeo, un bergantín holandés, arribó a las costas de Bali, en 1597, los marineros se desperdigaron y el capitán tardó dos años en volver a reunirlos, y no a todos. Cuando el turista se tiene que ir de Bali comprende bien a aquellos felices desertores, tan cargados de sentido común, aunque no siempre los pueda imitar.

Datos útiles

Cómo llegar

El pasaje aéreo, de ida y vuelta, hasta Bali cuesta alrededor de 1600 dólares, con tasas e impuestos.

Transporte

Los bemos son una especie de minibuses que funcionan como transporte público. El boleto es muy accesible.

Alojamiento

Hay desde hosterías y moteles de 20 dólares por noche hasta resorts de cinco estrellas que cobran unos dos mil por día.

Alquiler de autos

La moda es el minijeep. Sale 7 dólares por día.

Mejor época

De julio a octubre, temperaturas suaves y menos humedad.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.