LA BODA HINDÚ

Casarse en la India es una operación compleja, sea cual sea la casta a la que se pertenezca

El matrimonio es para los hindúes un sacramento, por medio del cual no sólo se realiza la continuidad familiar, sino que también permite de pagar la deuda moral que se tiene pendiente con los antepasados. Según los Vedas pues la vida de los hindúes debe de estar repartidas en etapas que se consideran tan necesarias cuanto deseables y, tras la primera que ve el hombre cumplir con sus estudios, llega la segunda, en la que el hindú debe de volverse cabeza de su propia familia, Grihastha, a través del matrimonio que será una unión indisoluble no solo entre los novios sino también entre sus respectivas familias.

En la gran mayoría de casos se trata todavía hoy en día de matrimonios combinados por las mismas: prepararse con antelación económica y psicológicamente para cumplir correctamente con el deber de casar a los hijos es un obligo moral, para los padres. Cuando la edad apropiada se vaya acercando, se empieza entonces a buscar un partner adecuado, según varios criterios: casta, fe religiosa, cuadro astrológico de nacimiento, nivel social y económico de la familia. Tradición quiere que los gastos de boda y fiestas correlatas corran a cargo de la familia de la novia, a la que los padres tienen que proporcionar además joyas en cantidad y ajuar. A eso se suman regalos y bienes que hay que brindar con antelación al novio y a su familia, para impresionarles favorablemente. Esta tradición ha degenerado en el sistema de la dote, Dowry, según el cual las pretensiones económica de los padre de los chicos han crecido a desmesura, causando en muchas ocasiones la ruina de las familias en las que hay hijas hembras y, por consiguiente, el trágico problema de los millares de niñas abortadas o simplemente suprimidas al nacer en la India.

Los periódicos indianos, así como hoy en día los portales en Internet, están constantemente repletos de anuncios de aspirantes novios/as en los que se especifican todas las informaciones necesarias de la persona y no es raro dar con malhechores que mienten sobre su propia casta, condición económica, estudios etc. para intentar hacerse con las conspicuas dotes ofrecidas. Normalmente las familias preferiblemente confían en parientes y conocidos, para conseguir candidatos ideales, pero, según tradición, existen también en ciudades y barrios casamenteros reconocidos. A los jóvenes vendrán mostradas unas fotos de las candidatas seleccionadas y que pueden luego encontrar singularmente en publico, para una mutua valuación en persona. Una vez escogida la novia, se fija la fecha resultante más propicia a partir de los cuadros astrológicos de ambos novios.

El matrimonio de amor no suele estar contemplado y es fuertemente desaconsejado por las autoridades religiosas. Esto se debe al hecho que, en cuanto tal, el amor puede trascender de las barreras de casta, de edad y de fe religiosa. A pesar de esto, en la tradición literaria e histórica indiana aparece la posibilidad de una elección autónoma, que de todas formas se está volviendo frecuente entre las clases indianas más pudientes y emancipadas. El rito llamado Swayam Varas, durante el cual son las chicas a elegir un novio entre muchos jóvenes reunidos, era costumbre de los Rajput y sigue siendolo en algunas tribus autóctonas. En el poema épico-religioso Mahabarata se recomienda que durante el cuarto año tras la pubertad, si todavía no se le ha buscado novio, las chicas se busquen marido por su propia cuenta, especificando de no esperar más a que la familia se encargue. La recomendación de no esperar más, ha sido el factor que ha llevado a las bodas infantiles en el país. Antiguamente, según las fuentes literarias, también la poligamia era frecuente entre los hindúes, hoy legalmente posible sólo para los indios de religión musulmana. Hay casos de indios que se convierten al Islam con el único fin de conseguir más mujeres pero, si el fraude es demostrable, se les persigue duramente por ley.

La boda en si comprende unas cuantas etapas que se desarrollan durante una ceremonia única al mundo y extremadamente coloreada. Existen por supuesto muchìsimas variaciones, según las regiones, las costumbres familiares y demás factores, pero las principales más o menos comunes para todos son las siguientes:

Antes de la boda

El día anterior las manos y los pies de la novia — y de las demás señoras — vienen pintados con la henna, según la técnica llamada mehndi. Se trata de una ceremonia al mismo tiempo de despedida de soltera y de preparación al matrimonio, a la que participan las amigas de la novia y las mujeres de las dos familias que están a punto de unirse. Cantos tradicionales acompañaban hace un tiempo la velada pero cada día más las melodías antiguas se van sustituyendo con los éxitos de las películas de Bollywood.

Mientras, se monta el Mandapa, una gran tienda ornamentada con flores, alfombras, cojines, guirnaldas y decoraciones variadas, bajo la cual se celebrará la boda.

La boda:

Se prende un fuego en un contenedor al interior del mandapa, frente al cual los novios se harán sus promesas. Empiezan así los ritos de origen vedico durante los cuales cada faceta de la vida en pareja vendrá mentada.

Baaraat:

Llega el novio, a menudo a caballo, seguido por amigos y parientes varones en procesión y acompañado por música, cantos y bromas. La familia de la novia les acoge con guirnaldas de flores, dulces y regalos.

Empiezan los ritos celebrados por el sacerdote brahmán, la novia ofrece yogur y miel al novio y los dos, sentados en frente del fuego sagrado, se ponen mutuamente al cuello guirnaldas de flores

Kanye Danam

El padre de la novia entrega oficialmente su hija al novio tras su promesa de asistir a su futura esposa en la realización de los tres fines fundamentales de la vida en pareja: Dharma, Artha y Kama. El novio repite tres veces sus votos.

Vivaaha

El sacerdote ata la cola del sari de la novia a la camisa o a la estola del novio. Los novios se ofrecen mutuamente sortijas y guirnaldas de flores y, cogidos de la mano, hechan ofrendas rituales, Samagree, al fuego sagrado, invocando bendiciones sobre su unión

Agni Parinaya

Los novios rodean tres veces el fuego sagrado caminando despacio y, cogidos de la mano recitan mientras himnos vedicos para la prosperidad, el bienestar y la fidelidad de la pareja. Luego se tocan mutuamente a la altura del corazón rezando para la unión de sus mentes y de sus corazones. El Agni Parinaya se repite dos veces y al termine de cada vuelta completa el novio cumple con el Asma Rohana: sube es decir sobre de una piedra puesta al lado, rezando para la firmeza de la unión; al termine del rezo la novia pone la punta de su piè derecho sobra la misma roca.

Saptapadi

Se trata del núcleo central de la ceremonia, literalmente Los Siete Pasos; los novios cumplen juntos siete pasos alrededor del fuego o a lo largo de un recorrido cuya etapas están marcadas con montoncitos de arroz, con flores u con otros símbolos de prosperidad y que corresponden cada uno a un rezo y a una promesa mutua y al final del cual los novio son marido y mujer.

Mangalsutra Dharma

El novio pone a su mujer un collar, mangalsutra, que normalmente contiene símbolos de Shivà o de Vishnù y que constituye, juntos a veces y según las costumbres locales a los anillos puestos al segundo dedo de ambos los pies, la señal india de mujer casada, es decir el equivalente indio de nuestra alianzas.

Suhaag

El novio pone el sindoor, un pigmento rojo en polvo, en la raya central del peinado de su mujer y sobre su frente, a subrayar ulteriormente su nueva condición de mujer casada.

Ashirvad

La familia del novio ofrece dones a la novia y todos los presentes lanzan pétalos de flores hacia la nueva pareja.

Tras la boda

Banquete, bailes, música; los recién casados parten hacia su nueva casa, muy a menudo en realidad la casa de la familia del novio, llevando consigo en un contenedor una porción de brasas y fuego sagrado frente al cual se han casado. Antiguamente a partir de la boda esto tenia que ser mantenido vivo constantemente por la pareja en su nuevo hogar. La familia de la novia se despide de la chica que, a veces, no volverá a ver nunca más, si el novio vive lejos. El sacerdote pone una nuez de coco de bajo de la rueda del coche, o del medio de transporte empleado por la pareja, antiguamente de bajo del casco del caballo y los dos recién casados podran enfrentarse a su nueva vida sin miedo a la mala suerte sólo tras la ruptura de la nuez.

Arundhati Darshana. La constelación de la Osa Mayor, Zapata Rishi Mandala, está compuesta por siete estrellas bautizadas según los nombres de los sabios desde los cuales, según la mitología, origina la tradición vedica. Los novios las homenajan nombrandolas una a una, mas una octava, Arundhati, enumerando al mismo tiempo las responsabilidades cosmicas que están llamados a respectar, la herencia que reciben y la deuda para con sus antepasados que podrán así allanar, formando una nueva familia y cumpliendo a lo largo de la vida con los ritos que vendrán.

Las bodas combinadas siguen siendo una piedra millar en la cultura india. y su tradición es, aun y a pesar de muchos cambios modernos en la cultura india, siempre defendida con pasión.

Fuente:Sobrecuriosidades.com

Like what you read? Give Sutra Tours a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.