La intimidad de Escocia se conoce en las Highlands

Un recorrido por los pueblitos del noroeste de Escocia, entre lagos y flores silvestres

ULLAPOOL, Escocia (The New York Times).- “Todos nuestros antepasados emigraron”, escribió el poeta Iain Crichton Smith. Hoy, el paisaje tiene una placidez idílica, pero aún vive el recuerdo de aquellos desalojos brutales. Quien desee peregrinar al corazón de las Highlands (Tierras Altas), tiene que llegar el extremo noroeste de Escocia, más allá del Gran Glen. Atrás quedan las grandes ciudades de las Tierras Bajas, los Montes Grampianos, la Escocia para turistas. Desde Inverness, tomará el camino hacia Wester Ross, entre montañas más bajas, con menos árboles que suavicen (o arruinen) sus contornos y colores inagotables.

Las turberas, riachos, lagos, helechales y flores silvestres tienen algo de exótico. Por la corriente del golfo aporta el clima es insólitamente benigno para estas latitudes. Las sierras bajan al océano, entre lochs tortuosos y escondidas bahías arenosas; en las desembocaduras, unos islotes aparecen y desaparecen en el océano bajo cielos cambiantes. En el horizonte, se divisan las islas mayores: las Hébridas, accesibles en lancha y Skye, por un nuevo puente muy discutido. (Lochs significa, en gaélico, brazo de mar, ensenada, bahía o lago estrechos.) En un primer viaje, conviene limitarse a explorar la tierra firme. Lleva tiempo recorrer la ruta angosta, en su mayor parte costera, y los escasos caminos laterales por donde no pasan dos coches juntos. Y, por sobre todo, para detenerse a mirar y disfrutar algunos de los paisajes más hermosos del mundo.

La metrópoli regional es Ullapool, un pueblito de 1500 habitantes en la desembocadura de Loch Broom. Fue fundado en el siglo XVIII como puerto pesquero para dar trabajo a campesinos expulsados. De él zarpó, en 1773, el primer barco de emigrantes rumbo a Nueva Escocia. Hoy es un centro deportivo (navegación de vela, marchas, escaladas) y cabecera del ferry a la isla Lewis.

El turista puede comprar aparejos de pesca, sacos tejidos a mano y libros (en la diminuta pero excelente librería anexa al restaurante Ceilidh Place). Vale la pena visitar el museo y Centro Turístico; ocupa una de las 32 Iglesias Parlamentarias erigidas en las Tierras Altas por la Iglesia Oficial de Escocia. Cerrada en 1935, restaurada y reabierta como museo en 1988, es una buena introducción a la historia local.

Tal vez prefiera empezar más al Norte, en Kylesku, donde el nuevo puente sobre Loch Glencoul ha abierto la ruta costera hacia Thurso. Una lancha nos lleva loch arriba, entre acantilados de variada avifauna; al fondo, retumba la cascada Eas Col Aulin. En los islotes bajos, suelen verse focas tomando sol junto a sus crías. Cuando las madres salen al mar en busca de alimento, los cachorros se acercan a la lancha esperando algún bocado. Si alguna madre no vuelve, un voluntario de Scourie recoge y cría al cachorro. (En Scourie, vimos uno de esos pequeños cementerios sobre promontorios, típicos de la comarca.) Seguimos adelante, hacia el Sur, por caminos zigzagueantes, bordeando promontorios espléndidos. Lochinver es otro pueblito con unos pocos comercios, un agradable café-restaurante y panadería, y la fábrica de vajilla para horno, pintada a mano, Highland Stoneware.

Como gemas azules

Al doblar la siguiente península, se abre un paisaje aún más espectacular. Desde la altura que domina la bahía Achnahaird, se divisan las oníricas islas Summer: en los días claros, parecen gemas azules; bajo nubes cambiantes, se transforman en un grabado japonés en tonos grises, plateados y blancos. La ruta termina un poco más allá de la playa Alchiltibuie, pero se puede continuar a pie. Otro camino sinuoso nos devuelve a la ruta principal pasando el Loch Lurgainn, de agua dulce, al pie del imponente Stac Pollaidh.

Al sur de Ullapool, la ruta se aleja del mar, atraviesa la Garganta de Corrieshalloch (¡otra cascada espectacular!) y vuelve, serpenteante, a las costas de Pequeño Loch Broom, la bahía Gruinard, Loch Ewe y Gairloch. Este tramo se abrió a mediados del siglo XIX para dar trabajo a desposeídos y hambrientos. Durante la Segunda Guerra Mundial, Loch Ewe fue el apostadero de los convoyes que abastecían de pertrechos a los soviéticos de Murmansk y Arkhangelsk. El Pool House Hotel, en Poolewe, sirvió de centro de inteligencia y casino de oficiales; muy visitado por los veteranos, el año próximo inaugurará un museo permanente.

Mucho antes, Pool House había sido el hogar de Osgood Mackenzie, creador del famoso Jardín Inverewe. En 1862 heredó un yermo ventoso junto al loch; en veinte años, lo transformó en un jardín botánico con árboles y plantas ornamentales de todo el mundo, desde rododendros del Himalaya hasta palmeras del Mediterráneo.

Enfilamos otra vez tierra adentro, por Loch Maree y Kinlochewe, hasta Torridon, bordeando la montañosa Reserva Natural Nacional Beinn Eighe. La reina Victoria fue huésped del Loch Maree Hotel; una cascada cercana, en pleno bosque, lleva su nombre. Torridon es un pueblito de pescadores, un oasis en los yermos de antigua arenisca roja que se extienden por el Paso de los Vientos hasta Diabaig, sobre la orilla norte del Loch Torridon. En todo este hermoso loch sólo hay un gran hotel, instalado en un pabellón de caza del siglo XIX, el caserío de Annat y otro camposanto junto al mar.

Antes de continuar hacia las zonas relativamente más pobladas que rodean el puente a Skye, nos desviamos por un camino lateral que sale de Shieldaig hasta la minúscula y florida Applecross, desde cuya hostería vemos ponerse el sol sobre la Isla de Raasay. Applecross deriva del gaélico A´Chomraich (santuario); en el siglo VII, el santo irlandés Maelrubha fundó allí una de las iglesias celtas más antiguas.

Esta escapada final también puede hacerse por el Bealach na Ba (Paso del Ganado), un camino antiquísimo por las cumbres, con vistas imponentes que recuerdan los Alpes. Eso sí, dicen que es el camino más empinado de Gran Bretaña. ¡Ni se les ocurra intentar transitarlo en invierno o en días lluviosos!

Gillian Tindall (Traducción de Zoraida J. Valcárcel)

El autor publicó varios libros. El más reciente, The Journey of Martin Nadaud ( El viaje de Martin Nadaud ), será editado por St. Martin´s Press en Estados Unidos.

Datos útiles

Cuándo ir: es una región sin turismo masivo ni moteles. La época ideal para visitarla es desde mediados de abril hasta mediados de octubre; hacia el final, hay más probabilidades de tener días secos y soleados. Prefijo de país: 44.

Cómo llegar: el pasaje aéreo, ida y vuelta, desde Buenos Aires hasta Londres cuesta alrededor de 1200 dólares, con tasas e impuestos incluidos.

ScotRail tiene un expreso nocturno de Londres (Euston Station) a Inverness. Pasaje de ida y vuelta en camarote doble, desayuno ligero incluido: 166 dólares.

Comidas: Kylesky Hotel: antigua posada del ferry de Loch Glencoul; cocina sencilla, pero buena. Desde aquí zarpa el Statesman en sus dos cruceros diarios de 2 horas; pasaje: 15 dólares.

Lochinvar Larder (Lochinvar): famoso por su menú tipo bistro; (1571) 844356.

Ceilidh Place (Ullapool): hotel y restaurante con aire de club, especializado en menús vegetarianos; (1854) 612103.

Altnaharrie Inn (Ullapool): Michelin otorgó 2 estrellas a su restaurante, habitualmente colmado por los huéspedes de la hostería; fax (1854) 633303. Se llega en ferry desde Ullapool; abre desde Pascua hasta el 31 de octubre.

Visitas:

Museo y Centro Turístico de Ullapool: en temporada alta, abril-octubre, abre a diario de 9.30 a 17.30. Resto del año: consultar por el (1854) 612987. Entrada: 3 dólares; niños, gratis.

Museo Gairloch Heritage: desde abril hasta mediados de octubre, abre de lunes a sábados, de 10 a 17. Entrada: mayores, 3 dólares; niños, 0,75 dólar. Informes: (1445) 712287.

Highland Stoneware: además de comprar sus productos, puede ver el trabajo de alfareros y pintores. Abierto al público desde el Sábado Santo hasta el 31 de octubre -salvo feriados navideños- los días hábiles, de 9 a 18. Informes: (1571)844376.

Jardín Inverewe (cerca de Poolewe): desde mediados de marzo hasta fines de octubre, puede visitarse a diario de 9.30 a 21; el resto del año, cierra a las 17.

fuente: lanacion/viajes

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.