Estados Unidos y su política internacional *

El país que supo ser la potencia mundial más grande decide mañana entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump. Uno de ellos tendrá la posibilidad de tomar decisiones políticas y económicas de los Estados Unidos.

En 1945 con el fin de la Segunda Guerra Mundial y el principio de la Guerra Fría, Estados Unidos tuvo su pico de fortaleza a nivel mundial. Los países de Europa necesitaban que este país los ayudará a reconstruirse y por otra parte, a mantener alejada la amenaza del comunismo. Según escribió Immanuel Wallerstein en La debilidad estadounidense y la lucha por la hegemonía, el comienzo de la declinación de Estados Unidos se da a partir de tres factores en conjunto: “El ascenso de economías rivales, la revolución mundial de 1968 y su impacto en las mentalidades a lo largo y ancho del mundo y la derrota en Vietnam”.

Así es cono este país se vio obligado a apoyarse en la capacidad de su ejército para mantener sus supremacía a nivel mundial. La potencia invadió Irak en 2003 porque necesitaba demostrar que no había perdido poder y sacarse de encima la debilidad con la que había sido expuesto en el trágicamente famoso atentado a las Torres Gemelas. Esto último, representa uno de los golpes más grandes a la potencia ya que nunca había tenido un ataque extranjero en su territorio. Esa guerra no fue solo una demostración hacía Europa de que el país estaba en pie, sino que también fue un llamado de atención a todos aquellos países del “tercer mundo” que pensarán en intentar la proliferación nuclear.

La candidata demócrata es quien apoyó la guerra impulsada por George W. Bush. Por su parte, Trump está cercano a romper la “guerra fría” entre Washintong y Moscú y quiere renegociar todos los acuerdos de libre comercio. De ninguna manera Estados Unidos quiere perder su poder mundial.

*Escrito el 7 de noviembre de 2016. Un día antes de las elecciones.