Glow*

El verdadero Girl Power lo tiene esta serie y deja muy atrás a la olvidable Girlboss. En esta nueva producción que tiene detrás a la creadora de Orange is the New Black Jenji Kohan, se pueden apreciar distintas personalidades de mujeres y sobre todo la solidaridad entre ellas cuando tienen que recaudar dinero para que el show sea una realidad.

La protagonista de esta historia es Alison Brie, sí la misma que hizo de Trudy en Mad Men y prestó su voz para la genial Diane de BoJack Horseman, quien se pone en la piel de Ruth Wilder, una actriz que está decidida a triunfar cueste lo que cueste. Desde el comienzo se nota su determinación, un claro ejemplo es cuando va a un casting y lee las líneas del rol del hombre, luego se justifica con la directora: “Estoy interesada en personajes serios, no esos de secretarias diciéndole a sus jefes que sus esposas están en la línea dos”. Esta frase marca un poco la cancha para lo que vendrá después.

Dos de los puntos acertados de la serie son su duración, diez capítulos de media hora, y la música que incluye temas clásicos de Roxette y Queen, lo cual le dan dinamismo a la historia. Las creadoras de esta serie son Liz Flahive (Homeland) y Carly Mensch (Nurse Jackie) quienes se inspiraron en un documental sobre un programa televisivo llamado G.L.O.W (Gorgeous Ladies of Wrestling) que fue emitido entre 1986 y 1990. Ambas se entusiasmaron con el show de lucha femenina y le propusieron a Kohan el rol de productora para la serie. Luego Netflix le dio luz verde y el resto es historia.

*Reseña publicada en la revista Cine Fantástico y Bizarro N°22

Like what you read? Give Sabrina Macri a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.