Perfil de María Eugenia Vidal*

El color verde simboliza para muchos la esperanza y fue elegido por los asesores de María Eugenia Vidal para teñir la provincia de Buenos Aires con el objetivo de inspirar los aires de cambio luego de ocho años de Daniel Scioli y su ola naranja en la gobernación. Pero el color no fue lo único que cambió y como todo poder conlleva una gran responsabilidad, Vidal tuvo que “ir a fondo” para hacer sentir el “Sí, se puede” en la provincia. En los medios se muestra tranquila con un tono de voz bajo y conciliador remarcando de manera contundente de que no va a dar marcha atrás con las decisiones que tomó en distintos sectores como el sistema penitenciario, el juego clandestino o la policía, pese a las amenazas que recibidas.

“Si lo sabes usar y si no te usa a vos, el poder es una herramienta increíble para cambiarle la vida a la gente”, dijo la Gobernadora en Confesiones por Radio Mitre y sostuvo que siempre lo creyó así. Agregó que su objetivo es no comprar “todo el prótocolo y ceremonial” que el poder trae consigo como la custodia que es necesaria por las amenazas recibidas. Pese a ello, Vidal se mantiene activa y se presenta semana a semana, tanto en actos inaugurales como en distintos barrios de la provincia para estar cerca de los vecinos.

A menos de un mes de su asunción, la Gobernadora tuvo que tomar decisiones cruciales por la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci, en las cuales destacó que hubo complicidades dentro del Servicio Penitenciario. Por tal motivo, decidió apartar de sus cargos a su jefe y al ministro de Justicia. A partir de ese momento, se iba a dar lo que el ministro de seguridad bonaerense Cristian Ritondo llama “el enfrentamiento con las mafias”.

En el trascurso de estos nueve meses, la Gobernadora recibió muchas amenazas y vivió situaciones sospechosas que podrían estar relacionadas entre sí. El primer hecho fue el martes 7 de junio, cuando dos oficiales de la bonaerense fueron encontrados revisando, sin autorización, su despacho. Luego de este episodio, ambos fueron separados de la fuerza y el 15 de junio, también se desplazó al jefe de la custodia del edificio de la Gobernación. El 22 de junio, justo una semana después, personas no identificadas ingresaron a la residencia oficial del ministro de Gobierno y de mayor confianza de la gobernadora, Federico Salvai.

A fines de agosto, Vidal se vio en el ojo de la tormenta nuevamente luego de recibir llamadas que decían que iban a volar a la gobernación y de que hallaran un cartucho de escopeta en el suelo de la cochera de su antiguo domicilio en Castelar. Por las llamadas se está investigando al Servicio Penitenciario, ya que se identificó que una de ellas fue hecha desde la Unidad Penitenciaria N°9.

En cada aparición, la gobernadora insiste en que las intimidaciones son para que deje de tener contacto con la gente pero que no lo va a hacer bajo ninguna circunstancia y se muestra firme con las decisiones que tomó ya que cree que desde el gobierno tienen un buen enfoque para terminar con los “negocios de algunos”. Ayer, vestida de verde, concurrió al programa de Mirtha Legrand y declaró que antes no era Heidi y que ahora tampoco es una heroína sino que al “pisar cayos” para terminar con los negocios sucios, está haciendo su trabajo.

*Este texto fue escrito el 5 de septiembre de 2016

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.