Reconciliarse con una misma a través del cabello

Siempre me había considerado un bicho raro. Y muchos ya estaréis pensando… la gordita de la clase que no se gusta. Pues no, la verdad es que siempre he estado por debajo de las recomendaciones de peso para mi edad. Pero mi problema era otro, mi pelo. No me gustaba. Por decirlo sutilmente, siempre lo he odiado.

Mi nuevo yo, conectado con mi pelo.

Tengo el pelo extremadamente rizado y siempre he tenido que ir despeinada por la vida, porque él nunca se ha dignado a quedarse colocado tal y como yo me lo he peinado. De pequeña me lo cortaba a escondidas de mi madre cuando me enfadaba con algún mechón que nunca estaba en su sitio.

Pero un día, no hace mucho, descubrí un producto que me cambió la vida. El Kit de Alisado Brasileño de Kativa. Imagino que existirán muchos productos similares en el mercado. Pero yo no los he probado. Así que sólo voy a hablaros de este en concreto.

Un tratamiento para el pelo que funciona

Pero vengo a hablaros de un tratamiento para el cabello, no para venderlo, no para hacer marketing. Sino porque en mi caso ha cambiado la forma en la que me relaciono con mi pelo, y finalmente, me ha cambiado a mi.

Nunca me he gustado cuando me miraba al espejo porque tenía la sensación de que mi pelo no iba acorde a mi forma de ver la vida. Soy una persona, como ya habrás notado, un tanto maniática. Soy una amante de la perfección y del orden. Y siempre me ha molestado que mi pelo sea un alocado.

Siempre hay alternativas para tu pelo

Total, que hablando de cosas sin demasiado importancia con una amiga salió en la conversación que una youtuber había probado el producto y estaba encantada. Yo no soy muy fan de esas cosas, ni de youtube, ni de probar cosas que te destrozan el cuero cabelludo.

Porque aunque odie a mi pelo… tampoco soy partidaria de quemarlo y desgraciarlo con productos químicos. Pero el caso es que risa por aquí, risa por allá, acabamos viendo el video de youtube de la chica que os he dicho que probó el tratamiento.

La verdad es que la chica lo hace fenomenal, te lo cuenta con un desparpajo una naturalidad que da gusto verla. Así que ni corta ni perezosa me puse a hacer una búsqueda intensiva en google sobre el producto y tras mucho buscar y leer llegué a esta página: alisadobrasileno.net.

Total, que por primera vez en mi vida, me convencieron para probar algo innovador (tanto para mi, como para mi cabello). Ahora, después de más de 6 meses con el tratamiento de keratina puesto en mi pelo, puedo decir que me he reconciliado con él.

El tratamiento de keratina no estropea el pelo

Escribo estas líneas para aportar mi granito de arena a aquellas obsesas del control que se crean que un tratamiento de keratina puede estropearte el pelo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Tengo un pelo brillante, que se ve fuerte y nutrido. Pero lo que más me gusta, es que lo peine como lo peine se queda ahí, colocadito. Y he dejado de parecer la loca del barrio.

Parezco otra persona, y aunque mis amigos, familia y alrededores se dediquen a decirme que me quedaba mejor rizado, ahora por fin, la paz está en mi interior. Tengo un pelo que va en sintonía conmigo y tengo que agradecérselo al alisado brasileño.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.